Unidad de Hernia y Patología Quirúrgica de Pared Abdominal

La hernia abdominal/inguinal es la protrusión o salida, ocasional o permanente, de un órgano o contenido de la cavidad abdominal, a través de un orificio anatómicamente constituido.


La Patología Quirúrgica de la Pared Abdominal abarca las patologías con más alta prevalencia en la población general: las Hernias Inguinales, Hernias Ventrales (Umbilical, Epigástrica) e Incisionales (Eventración) y la Diástasis de Músculos Rectos, entre otras. El riesgo durante la vida de padecer Hernia Inguinal es de 27% en hombres y 3% en mujeres. En referencia a las Eventraciones o Hernias Incisionales, en EEUU se presentan entre 400.000 y 500.000 Eventraciones por año.

Los Servicios de Cirugía Especializados en Hernia y Patología Quirúrgica de Pared Abdominal se ocupan también, del abordaje quirúrgico de las Hernias Recidivadas es decir, aquellas Eventraciones y Hernias que fracasan en su tratamiento quirúrgico primario. La incidencia de recidiva de dichas hernias corresponde a un porcentaje que oscila entre un 25% y un 52% y se incrementa con las sucesivas recidivas en relación a la experiencia del Servicio que las trate.

Con el permanente desarrollo de nuevos materiales para prótesis (mallas), de diferentes métodos de fijación y el abordaje mínimamente invasivo a través de la cirugía videolaparoscópica, el tratamiento de las hernias abdominales, inguinales e incisionales ha producido un cambio radical en los últimos años y, este proceso se observa en forma continua. Esta evolución obliga a los especialistas a estar continuamente actualizados y a reconocer las nuevas técnicas creadas para el abordaje de la patología mencionada.

Numerosos estudios de investigación han demostrado que la utilización de las técnicas quirúrgicas mencionadas, conjuntamente con los nuevos materiales protésicos ha logrado:

  • Disminuir los índices de recidiva.
  • Disminuir el dolor post operatorio.
  • Reducir la incidencia de complicaciones (infección, hematomas).
  • Disminuir los tiempos de reinserción a las tareas laborales y deportivas con menor dolor y mejor resultado cosmético.

La literatura científica se ha manifestado a favor de que los más bajos índices de complicaciones, recidivas y mejor satisfacción de los pacientes se logra en los Servicios Especializados en Hernia y Patología Quirúrgica de la Pared Abdominal. Beneficiando con mayor seguridad, efectividad y confiabilidad los resultados.

La Unidad genera un espacio científico y asistencial de abordaje integral e interdisciplinario de los problemas de salud aludidos que redundaría en beneficio para el paciente. En especial en las Eventraciones Complejas que, por sus características, demandan intervenciones tanto en la preparación prequirúrgica como en el post operatorio de los Servicios de Diagnóstico por Imágenes, Neumonología, Infectología y Rehabilitación.

El objetivo principal de la Unidad Asistencial es el tratamiento de la Patología Quirúrgica de la Pared Abdominal, dirigido al servicio de sus pacientes, enfocando su gestión a las necesidades y expectativas de los mismos; manteniendo la relación costo-beneficio y trabajando en Gestión de Calidad sobre la mejora continua en base al resultado de los índices establecidos.

Los pacientes son el objeto de nuestra atención, y nos comprometen en la búsqueda constante de su satisfacción, cumpliendo sus requerimientos, realizando en tiempo y forma los procedimientos quirúrgicos y desarrollando un eficiente servicio de control evolutivo post quirúrgico y de análisis de los resultados.

Preguntas Frecuentes

¿Cómo se produce una hernia?

La ubicación más común para una hernia es el abdomen y la ingle.

La pared abdominal, es una resistente lámina de músculo y tendón situada desde las costillas hasta la ingle actuando como un corset y soportando el contenido abdominal, principalmente el tubo digestivo.

Si algún sector de la pared se debilita, se pierde el efecto corset o de contensión y el contenido que soporta empuja a través de esa abertura. El bulto resultante, a menudo bastante visible bajo la piel, es la hernia. La palabra hernia significa “algo que atraviesa”. Estos sectores débiles  que aparecen, en general produciendo “bulto”, son el resultado de zonas naturalmente débiles en la pared abdominal.

Estas zonas débiles son, por ejemplo, en ambas regiones inguinales, los canales inguinal y femoral que permiten el pasaje de vasos al escroto y las piernas respectivamente. El área umbilical es otra zona de frecuente debilidad susceptible de hernia. Otra zona de potencial debilidad puede ser el sitio de incisión de una cirugía abdominal previa, generando un bulto o protuberancia por debajo de la antigua cicatriz.

La hernia, ¿genera dolor?

La mayoría de las hernias no duelen.

Contrariamente a lo que pensamos, las hernias más grandes, a menudo duelen menos. El motivo es que una gran “ventana” en la pared abdominal o en la ingle que permite la entrada y salida de intestino, no produce dolor. Este se produce cuando el bulto de la hernia queda “comprimido”, lo cual sucede frecuentemente, pero no exclusivamente, con las hernias pequeñas. El hecho de que las hernias grandes no generen dolor, posterga en muchos casos la consulta al especialista, lo cual es perjudicial para la evolución de la patología.

El dolor es en verdad un síntoma serio. Las hernias dolorosas son las que también tienden a estrangularse, lo que obliga a realizar una consulta con urgencia. Además, las hernias que no son atendidas hasta que duelen son las que tienden a causar mayor dolor postoperatorio una vez tratadas.

Cuando se presenten los síntomas descriptos, se debe realizar una consulta al Especialista sin postergación. El mismo determinará el diagnóstico adecuado y los pasos a seguir.

¿Cuándo debe tratarse una hernia?

En todos lo casos de hernias es necesario que un cirujano especializado sea quien finalmente confirme el diagnóstico y determine el tratamiento a seguir.

Muchas hernias son indoloras, pequeñas y de reciente aparición. Si bien no hay urgencia en repararlas, tanto el médico como el paciente, deben tener presente que libradas a su propia evolución siempre tienden agrandarse, corren el riesgo de complicarse y siempre son más difíciles de tratar cuando evolucionan. Por lo tanto la decisión de postergar su tratamiento electivo debe consensuarse entre el paciente y el cirujano especializado.

Hernia inguinal, ¿por qué se produce?

Es el tipo de hernia más común (70% de las hernias son inguinales). Ocurren en la ingle, pequeña zona a cada lado del abdomen bajo, justo por encima de la línea que separa el abdomen de las piernas, alrededor del pubis.

Se presenta a través del canal inguinal. Este es un conducto por el que baja el testículo camino al escroto en el período de desarrollo de los hombres.

Tanto los hombres como las mujeres se desarrollan a partir de la misma estructura básica, de modo que las similitudes anatómicas entre hombres y mujeres implican que las mujeres también tienen canal inguinal. Pero en las mujeres es mucho más pequeño y, como resultado, las hernias son mucho más comunes en los hombres.

¿Cómo se si tengo una hernia inguinal? ¿Qué debería hacer?

Puede sentir una protuberancia, bulto o inflamación debajo de la piel. Puede sentir algo de disconfort. El bulto puede desaparecer por completo cuando se acuesta, ya que el contenido del saco de la hernia vuelve a su lugar en el abdomen. También puede aparecer o aumentar por tos, estornudos u otros esfuerzos.

A veces es difícil notar inflamación, sin embargo, puede sentir algo extraño en la ingle cuando está parado o camina por un período de tiempo.

Muchas hernias no causan dolor, pero eso no quiere decir que no requieran atención.

Visite a su médico de cabecera o a un cirujano especializado para confirmar el diagnóstico y determinar el tratamiento más adecuado.

Tratamiento

La Unidad de Hernia y Patología Quirúrgica de Pared Abdominal del Hospital Privado de Rosario cuenta con todo el conocimiento científico y la experiencia para determinar qué tipo de tratamiento es el ideal para cada tipo de hernia y para cada paciente. En todos los procedimientos, ya sea en cirugía abierta o mínimamente invasiva endoscópica, siempre se utiliza una prótesis o malla para tratar el defecto.

En la mayoría de los casos, está indicado el procedimiento videoendoscópico/ laparoscópico que, por ser mínimamente invasivo, no necesita de incisiones quirúrgicas. Se realiza con tres sitios de punción que permiten pasar instrumental delicado y una óptica con cámara, operando a través de la imagen en alta definición que nos brinda la pantalla de un monitor.

Este procedimiento, comparado con la cirugía convencional, presenta menor dolor post operatorio, menor incidencia de hematomas post operatorios, mejor resultado estético y una rápida reinserción a las actividades laborales y deportivas. Además, se puede realizar, de acuerdo a las preferencias del paciente y a un protocolo establecido, en forma ambulatoria.

Hernia femoral o crural, ¿cómo se manifiesta?

Se presenta en la ingle, (muy cerca y por dentro de la hernia inguinal), la pequeña área a cada lado del abdomen inferior, justo encima de la línea que separa el abdomen de las piernas.

Estas hernias son relativamente infrecuentes (representan el 2% de todas las hernias). Se presentan más en mujeres que en hombres: el 70% de las hernias femorales se presenta en mujeres, probablemente debido a que la pelvis más ancha hace que el canal femoral sea levemente más grande. Suele confundirse con hernias inguinales.

Casi la mitad de las hernias femorales llegan a la consulta como emergencias.

Se manifiesta con una pequeña inflamación baja o bulto, junto al pliegue de piel de la ingle. De modo que, la inflamación parece estar en la parte superior del muslo.

¿Cuáles son los síntomas?

Generalmente no presentan síntomas, o simplemente un dolor leve. Esto es lo que las hace tan “peligrosas” ya que a menudo no se presentan síntomas hasta que se estrangulan. Si esto sucede, el bulto se endurece y duele.

Una hernia femoral que queda atascada, camino a la estrangulación, puede causar dolor local y abdominal severo, náuseas y vómitos. Si se produce una obstrucción en el intestino dentro del saco de la hernia, se requiere cirugía de emergencia inmediata. El tiempo estimado de viabilidad intestinal es de entre 8 y 12 horas.

¿Por qué es común la estrangulación?

La razón por la cual tantas hernias femorales se presentan como emergencias es probablemente porque el canal femoral, a través del cual aparece la hernia, es angosto, rígido y no cede.

Las hernias femorales deben ser reparadas tempranamente sin esperar a que se conviertan en un problema.

¿Qué procedimiento quirúrgico está indicado?

El objetivo de la cirugía es cerrar el canal femoral. Antes de la aparición y uso sistemático de la malla, la cirugía se realizaba suturando los extremos de la abertura u orificio herniario. Pero ello genera más dolor post operatorio y un alto índice de recidiva.

La Unidad de Hernia y Patología Quirúrgica de la Pared Abdominal del Hospital Privado de Rosario cuenta con todo el conocimiento científico y la experiencia para determinar qué tipo de tratamiento es el ideal para cada tipo de hernia y para cada paciente. Nuestro método elegido es colocar una malla obturando el canal femoral. Se puede realizar con anestesia local por medio de una pequeña incisión cosmética encima del pliegue de la ingle o, dependiendo del caso, emplear el abordaje mínimamente invasivo laparoscópico.

Hernia umbilical y epigástrica (Hernias de la Línea Media), ¿cómo se presentan?

Las hernias umbilicales usualmente aparecen en la mitad del ombligo, otras veces el bulto está justo por encima del mismo.

Cuando se presentan algo más arriba se las conoce como Epigástricas. Suelen aparecer incluso, por debajo del esternón, de modo que ocurren en la línea media entre los dos músculos rectos. La protuberancia parece a veces estar más sobre un lado pero el defecto u orificio herniario está siempre en la línea media.

Se presenta como un bulto debajo de la piel. Puede variar en tamaño, desde el de una uva pequeña al de un pomelo grande. Depende de cuán grande sea el orificio herniario y cuánto contenido lo atraviese.

Tratamiento

La Unidad de Hernia y Patología Quirúrgica de Pared Abdominal del Hospital Privado de Rosario cuenta con todo el conocimiento científico y la experiencia para determinar qué tipo de tratamiento es el ideal para cada tipo de hernia y para cada paciente. En todos los procedimientos, ya sea en cirugía abierta o mínimamente invasiva endoscópica, siempre se utiliza una prótesis o malla para tratar el defecto.

Si estuviera indicado el procedimiento videoendoscópico/ laparoscópico que, por ser mínimamente invasivo, no necesita de incisiones quirúrgicas. Se realiza con tres sitios de punción que permiten pasar instrumental delicado y una óptica con cámara, operando a través de la imagen en alta definición que nos brinda la pantalla de un monitor.

Este procedimiento, comparado con la cirugía convencional, presenta menor dolor post operatorio, menor incidencia de hematomas post operatorios, mejor resultado estético y una rápida reinserción a las actividades laborales y deportivas. Además, se puede realizar, de acuerdo a las preferencias del paciente y a un Protocolo establecido, en forma ambulatoria.

Diástasis de Rectos, ¿cómo se manifiesta?

La diástasis de los músculos rectos anterior del abdomen, es típicamente común en mujeres luego de embarazos. Describe una situación en la cual los dos músculos verticales frente al abdomen se separan en el medio. La delgada línea o membrana entre ellos se debilita pero no hay orificio herniario. Si bien genera un bulto, más frecuentemente cuando nos incorporamos desde la posición acostada, esto no es una hernia.

Generalmente, todo se ve normal cuando se está de pie, tal vez haya un pequeño bulto o prominencia pero cuando se sienta o se levanta de la posición de acostado se ve una línea o cadena vertical que corre desde el esternón hasta el ombligo. Puede ser bastante prominente y a veces muy alarmante, pero es muy poco frecuente su complicación aunque siempre tienden a evolucionar mediante su crecimiento progresivo.

Hernia umbilical/epigástrica asociada a diástasis de rectos. Problema.

El problema se genera cuando esta diástasis acompaña a una hernia umbilical o a una hernia epigástrica. Entonces, lo correcto es tratar la hernia umbilical o epigástrica en combinación con la diástasis de rectos. De lo contrario, es decir, tratando sólo la hernia umbilical o epigástrica, el grado de fracaso por recidiva es altísimo. Este es un ejemplo importante de la necesidad de un diagnóstico e indicación de tratamiento especializado.

Tratamiento de la diástasis de rectos asociada a las hernias de la línea media umbilical/epigástrica

Para evitar realizar una incisión a lo largo de toda la línea media, que deja una gran cicatriz abdominal, empleamos la Técnica de Reparación Endoscópica Preaponeurótica (R.E.P.A.). Se realiza con tres punciones por arriba del pubis y por debajo del ombligo, totalmente endoscópica y sin ingreso a la cavidad abdominal, reparando de esta manera mínimamente invasiva tanto la diástasis de recto como las hernias umbilical y epigástrica que la acompañan.

Este innovador procedimiento tiene un resultado estético de jerarquía al no dejar cicatriz, menor dolor post operatorio y rápida reinserción a las actividades de la vida diaria, siendo el método de primera elección para esta combinación de alteraciones de la Pared Abdominal.

Conocé más de Grupo Gamma.

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).