Postmenopausia: Cambios genitourinarios
miércoles 28 de marzo de 2018

Postmenopausia: Cambios genitourinarios

En mujeres de todas las edades, son comunes las molestias en la vagina y la vulva (labios mayores y menores) son comunes, pero se incrementan con la menopausia. La Dra. Ivonne Guinle, del Servicio de Ginecología, brinda información sobre los cambios genitourinario en la postmenopausia.


Postmenopausia y síntomas

La menopausia natural se produce alrededor de los 51 años. Con ella, se presentan síntomas asociados a la falta de función hormonal del ovario. La cual, origina la caída de los niveles de estrógeno, que actúan en múltiples sitios de nuestro organismo.

Los sofocos constituyen el motivo de consulta más frecuente, tanto en la menopausia inicial e, incluso, antes de ella. A medida que transcurren los años, desde que la mujer dejó de menstruar, la zona genital y urinaria presentarán cambios, que pueden traducirse en síntomas. Esto mismo, se debe a que el estrógeno sostiene la irrigación sanguínea, la trasudación y la secreción glandular. Las cuales, en conjunto, son responsables de la lubricación vaginal.

«Los sofocos constituyen el motivo de consulta más frecuente, tanto en la menopausia inicial e, incluso, antes de ella.»

Por su parte, el estrógeno, también, contribuye a la proliferación de las células epiteliales que revisten la vagina. A su vez, mantiene la cantidad de elastina y de colágeno de estos tejidos en los niveles adecuados. Por lo tanto, durante la menopausia, esas funciones son afectadas y, como resultado, se produce adelgazamiento del epitelio de revestimiento con fragilidad de la pared vaginal, que puede agrietarse y producir lubricación deficiente.

No todas las mujeres tienen los mismos síntomas. Pero la ciencia comprueba que, al menos, la mitad manifiesta uno de ellos en algún momento de la postmenopausia. Teniendo en cuenta el aumento de la expectativa de vida, las mujeres viven un tercio transitando la postmenopausia, por ende, cuentan con tiempo para la aparición de estos síntomas.

¿Cuáles manifestaciones se dan en los tejidos?

En cuanto a las manifestaciones de los cambios, ya mencionados, en los tejidos, pueden destacarse:

• El tejido vaginal se hace más delgado y menos elástico. Se vuelve más frágil y menos lubricado, por lo que puede agrietarse y sangrar levemente.
• Las secreciones vaginales son menores y la lubricación disminuye.
• Pueden incrementarse las infecciones vaginales.

Estos cambios, comúnmente, contribuyen al dolor en la actividad sexual o exámenes ginecológicos. Las molestias hacen que se eviten las relaciones sexuales, causando que la vagina se vuelva más corta, estrecha y menos elástica. Esto último, sobre todo en la zona de ingreso con el consecuente dolor en la penetración. Por lo cual, altera la relación con la pareja y la calidad de vida.

«Las molestias hacen que se eviten las relaciones sexuales, causando que la vagina se vuelva más estrecha y menos elástica.»

Por otra parte, las mujeres con menopausia inducida, por tratamientos oncológicos, pueden tener algún daño adicional en el tejido vaginal por acción de la quimioterapia o la radiación pelviana. Cierta medicación que se utiliza para el cáncer de mama causa niveles extremadamente bajos de estrógeno. Prouduciendo, a menudo, síntomas más severos de sequedad vaginal y disminución de la lubricación.

En lo referente a los síntomas urinarios puede aparecer la urgencia miccional, las infecciones urinarias repetidas y el prolapso.

¿Qué podemos hacer?

La visita ginecológica anual debe ser aprovechada para comentar lo que experimentado para solucionarlo en la medida que va apareciendo y lograr aliviar.

No todos los síntomas vaginales están relacionados con la menopausia. Por eso, el profesional descartará infecciones por hongos, reacciones alérgicas y ciertas condiciones de la piel, que pueden afectar la vulva en mujeres de mediana edad y dar síntomas parecidos a la falta de estrógeno.

«No todos los síntomas vaginales están relacionados con la menopausia.»

Hecho el diagnóstico, algunas mujeres lo resolverán con la información adecuada y el agregado de un lubricante vaginal durante la relación sexual o fuera de ella. Otras, requerirán medicación hormonal de aplicación local o sistémica. Los preparados pueden contener estrógeno o una sustancia que se convierta en esa hormona. Al ser de acción local, no se absorben o lo hacen mínimamente, sin producir riesgos para la salud general.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).