Blog de Salud

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?
miércoles 03 de octubre de 2018

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa es una patología digestiva frecuente. El Dr. Gabriel Fabián Solzi, integrante del Servicio de Gastroenterología y la Unidad de Piso Pelviano, responde las principales dudas en torno a esta afección y explica cómo tratarla.


La intolerancia a la lactosa es un problema digestivo común, donde el cuerpo no puede digerir el azúcar que se encuentra principalmente en la leche y productos lácteos produciendo en el paciente diarrea, gases y distensión abdominal. Estos síntomas generalmente se desarrollan a las pocas horas de consumir alimentos o bebidas que contienen lactosa.

La prevalencia de este fenómeno aumenta con la edad y tiene diferente sintomatología, existiendo la capacidad de tolerar distintos niveles de lactosa entre paciente y paciente.

Dicha intolerancia se origina cuando el intestino delgado no produce la cantidad suficiente de la enzima (lactasa) que le permite digerir el azúcar de la leche (lactosa). La función de la lactasa es convertir el azúcar de la leche en dos azúcares simples (glucosa y galactosa). Lo cual, permite su absorción a través de la mucosa intestinal y su posterior ingreso al torrente sanguíneo.

En los casos de déficit de lactasa, la lactosa de los alimentos que no se absorbió. Se desplaza hasta el intestino grueso, donde las bacterias fermentadoras interactúan con el azúcar no digerido. Lo que provoca la presencia de signos y síntomas de intolerancia a la lactosa.

“La intolerancia a la lactosa se origina cuando el intestino delgado no produce la cantidad suficiente de la enzima (lactasa) que digiere el azúcar de la leche.”

¿Es lo mismo intolerancia a la lactosa que intolerancia a la leche de vaca?

Lo que llamamos intolerancia a la leche de vaca es una condición de alergia a proteínas de la leche (no a la lactosa), lo que genera problemas clínicos serios en lactantes (niños menores de año).

No obstante, la intolerancia a la lactosa no es una alergia, es una incapacidad de digerir el azúcar de la leche. Se desarrolla en edades mayores, generalmente después de los 2 a 7 años de vida.

“La intolerancia a la lactosa no es una alergia, es una incapacidad de digerir el azúcar de la leche”

¿Debo preocuparme por mi condición de intolerante a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa no es una condición grave. Pero si hay síntomas, es aconsejable consultar a un especialista. Quien evaluará si estos síntomas son efectivamente por intolerancia a la lactosa o se debe a otra enfermedad.

¿Cómo se diagnostica la intolerancia a la lactosa?

Puede ser difícil establecer esta condición sólo en base a la presencia de síntomas. Incluso, algunos similares pueden ser producidos por otras enfermedades como colon irritable, sobredesarrollo bacteriano o enfermedad celíaca.

Lo más frecuente o práctico, es evaluar en forma guiada, si los síntomas desaparecen al eliminar todo lácteo de la dieta por un tiempo razonable. También se puede recurrir a estudios como: Test de Hidrógeno en Aire Espirado, Prueba de Tolerancia a la Lactosa y, si el resultado es positivo, Test genético de Intolerancia a la lactosa en el adulto (Variantes en el gen MCM6). De esta manera, se puede recomendar, con objetividad, el evitar la lactosa de por vida.

¿Qué es el Test de Hidrógeno?

Este examen mide el hidrógeno en el aire exhalado por los pulmones con un instrumento especial. Un procedimiento simple y no invasivo. Se basa en que normalmente exhalamos pequeñas cantidades de hidrógeno, y éste mismo proviene exclusivamente del metabolismo de nuestras bacterias del colon.

Si las bacterias se exponen a una mayor cantidad de nutrientes (ej. lactosa o lactulosa), producen más hidrógeno, pasando parte a la sangre y la exhalamos por los pulmones. Así, si una persona no absorbe la lactosa, esta pasa de largo al colon. Por ende, las bacterias producen más hidrógeno, el cual incrementa en el aire espirado por los pulmones.

¿Como se trata la intolerancia a la lactosa?

Esta condición es simple de tratar. Ningún tratamiento actual puede recuperar la actividad de lactasa en el intestino, frente a una deficiencia que está determinada genéticamente. Igualmente, los síntomas se alivian modulando la ingesta de lactosa o con suplementos de lactasa.

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa pueden ser similares a otras afecciones. Por lo tanto, es importante consultar a su médico de cabecera o nutricionista, para obtener un diagnóstico, antes de extraer en forma definitiva la leche y los productos lácteos de su dieta.


En Gammalab también se realizan los siguientes estudios:  Prueba de Tolerancia a la Lactosa e  Intolerancia a la lactosa en el adulto – Variantes en el gen MCM6. La diferencia entre ambos es que uno mide la tolerancia y el otro la predisposición genética.

Compartí

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).