Cáncer Colorrectal: la importancia del control
miércoles 31 de marzo de 2021

Cáncer Colorrectal: la importancia del control

El 31 de marzo se celebra el Día Mundial de Concientización sobre Cáncer Colorrectal, una jornada que tiene como objetivo que la sociedad conozca acerca de la enfermedad, sus síntomas, la forma de prevenirla y los estudios de detección que se pueden realizar. El Dr. Néstor Marchetti, Jefe del Servicio de Coloproctología, explica cómo prevenirlo, los factores de riesgo y la importancia del control.


Es uno de los tumores con mayor incidencia y mortalidad en el mundo, con una proyección preocupante en las próximas décadas. 

El cáncer colorrectal es el que se origina en el colon o el recto. Dependiendo de su localización anatómica y del lugar donde se origine, se le denomina de colon o cáncer de recto. Normalmente se denomina colorrectal, dado que ambas patologías comparten características comunes.

  Es la segunda neoplasia más común en mujeres después del cáncer de mama mientras que en hombres ocupa el 3° lugar luego del cáncer de próstata y pulmón.  En nuestro país, se registran alrededor de 13.500 casos nuevos por año.   Ocupa el 2° lugar en mortalidad

     El Cáncer de colon afecta a ambos sexos, con ligero predominio en varones (1,4:1) y aumenta su incidencia a partir de los 45 – 50 años.

   El 75% de los pacientes con cáncer de colon son esporádicos, quiere decir que se desarrollan en personas que no presentan antecedentes personales ni hereditarios de la enfermedad, siendo la edad uno de los factores de riesgo más importantes; en su etiología han sido implicados los factores dietéticos y ambientales.  El 25% restante se desarrollan en personas con algún riesgo adicional:

  • Antecedente personal de adenoma o cáncer de colon.
  • Antecedente familiar de adenoma o cáncer de colon.
  • Presentar enfermedades inflamatorias intestinales como la colitis ulcerosa o el Crohn.
  • Antecedente familiar de poliposis adenomatosa familiar.
  • Antecedente familiar de cáncer hereditario no asociado a pólipos (Sindrome de Lynch).

   El adenocarcinoma es el tipo de cáncer más común en el colon (95%) y en la mayoría de los casos (85 -90%) están precedidos por lesiones preneoplásicas: pólipos adenomatosos o adenomas.  Estos pólipos se generan por una alteración en la renovación del epitelio del intestino y su aparición o frecuencia aumenta con la edad; son raros antes de los 40 años.  La progresión de adenoma a cáncer es un proceso lento, en etapas, que tarde 6 a 10 años.  De allí la importancia de los exámenes de control para detectar la lesión cuando aún es un pólipo y se puede resecar por endoscopía.

   En un 5% de los casos el cáncer de colon no está asociado a poliposis y es hereditario: Sindrome de Lynch.

  Existen otros tipos de pólipos en el colon, considerados benignos porque no son precursores de cáncer y aquí se incluyen los hiperplásicos, hamartomas, pólipos juveniles, pólipos inflamatorios y linfoides.

POBLACIÓN DE RIESGO

Se considera población de RIESGO MEDIO a las personas mayores de 45 – 50 años, sin factores adicionales. Presentan bajo riesgo de desarrollar CCR., mientras que consideramos de ALTO RIESGO a las personas con antecedentes personales de adenomas, enfermedad inflamatoria intestinal o antecedentes familiares de CCR., adenomas, poliposis adenomatosa familiar o CCR. no asociado a poliposis.

 TIPOS DE PREVENCIÓN

  1. PRIMARIA:   Consiste en cambiar la dieta y mejorar el estilo de vida. Se aconseja una dieta baja en grasas y rica en verduras, hortalizas y frutas (Fibras)  al igual que en leche y productos lácteos.  También es necesaria una dieta rica en calcio, folatos y vitamina D. Se debe moderar el consumo de carnes rojas. La obesidad se asocia a mayor riesgo de CCR, al igual que el consumo de alcohol y tabaco. Se recomienda realizar actividad física, evitando el sobrepeso y la obesidad.
  2. SECUNDARIA: Consiste en realizar los estudios de control a la población mayor de 45 – 50 años, sin antecedentes, sin síntomas.
  3. TERCIARIA:  Se implementan medidas para minimizar los impactos en aquellas personas que ya han desarrollado una enfermedad colorrectal o tienen antecedentes hereditarios.  Los estudios y controles se realizarán periódicamente.

COMO SE PUEDE MANIFESTAR CLINICAMENTE

El cáncer colorrectal puede manifestarse por:

  • Cambio en el hábito intestinal, pasando al estreñimiento o la diarrea. Además modificación en el tamaño de las heces.
  • Sangre en las deposiciones, que puede ser evidente u oculta. Puede manifestarse como sangre roja, oscura o negra.
  • Presencia de moco en la materia fecal.
  • Dolor abdominal generalmente causado por obstrucción parcial o completa de la luz intestinal.
  • Pérdida de peso, astenia, decaimiento, fatiga.
  • Masa tumoral palpable por la cual consulta, especialmente en personas delgadas.

DIAGNÓSTICO

En los últimos años se han logrado grandes avances en el diagnóstico y tratamiento del cáncer de colon, con la finalidad de mejorar la calidad de vida, aunque con poco impacto en la sobrevida a 5 años que continúa oscilando entre el 50 – 60%.

Esto se debe a que el diagnóstico NO se realiza precozmente; cuando aparecen los síntomas, la enfermedad puede estar avanzada localmente o a distancia.

Cuando el diagnóstico es precoz, la curación definitiva supera el 85 – 90%.

  1. Es importante la consulta con el especialista, quien realizará el interrogatorio y exámen físico incluyendo la inspección y tacto rectal.
  2. Detección de sangre oculta en materia fecal (SOMF.): Estudia la presencia de hemoglobina en las heces. Requiere de una dieta previa.  En la actualidad se realiza la detección de sangre oculta con métodos inmunológicos (SOMFi) que mide sólo la hemoglobina humana y no requiere de restricciones dietéticas.  El test de SOMFi. es más sensible que el Test común de SOMF. pero es menos específico.
  1. Rectosigmoidesocopía: Permite la evaluación del recto y colon distal hasta 25 cm. con endoscopio rígido o flexible. Hace diagnóstico de patologías asociadas.
  1. Videocolonoscopía: Es el estudio más importante. Permite detectar pólipos y tumorales, resecar lesiones pequeñas, tomar biopsias, ubicar topográficamente las lesiones. Se realiza con sedación, en condiciones de limpieza intestinal correcta y se debe llegar hasta el ciego, con visualización de todo el colon y recto.
  1. Colonoscopía virtual: Consiste en obtener imágenes tomográficas tras la insuflación del colon, sin necesidad de introducir por ano ningún endoscopio, haciendo que el estudio sea menos invasivo y con escasas complicaciones. No permite tomar biopsias ni resecar pólipos. Requiere de preparación intestinal, no requiere de sedación. Se indica cuando existen estrecheces infranqueables al colonoscopio, que impiden su progresión y la evaluación del colon proximal.
  • Laboratorio y dosaje de CEA (antígeno carcinoembrionario). Este último aumentó con el cáncer de colon y permite un seguimiento luego de la cirugía, para control de implantes secundarios.

TRATAMIENTO

   La cirugía es la opción principal para tratar el cáncer de colon. Consiste en resecar el segmento intestinal con el tumor, incluyendo en bloque los ganglios linfáticos regionales y eventuales órganos vecinos comprometidos.  La cirugía puede realizarse por vía convencional o laparoscópica y es la opción curativa.

   El tratamiento puede complementarse con drogas oncológicas específicas.

   En el cáncer de recto, la Radioterapia y Quimioterapia ocupan un lugar preponderante en el tratamiento, acompañado con la cirugía.

   Todas las conductas y decisiones resultan de las diferentes opiniones interdisciplinarias de un Comité de Tumores.

   A pesar de un tratamiento óptimo, el cáncer colorrectal puede presentar recaídas o recurrencias, por lo cual requiere de un seguimiento estricto durante años por el especialista.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).