Blog de Salud

Tromboembolismo Venoso: Frecuente y prevenible
martes 23 de octubre de 2018

Tromboembolismo Venoso: Frecuente y prevenible

El Tromboembolismo Venoso es la tercera causa de muerte de origen cardiovascular y se puede evitar. El Dr. José Luis Fedele, Jefe del Servicio de Hematología de Grupo Gamma, explica sus causas, síntomas y las medidas preventivas a tomar.


¿Qué es la trombosis?

Cuando se forma un coágulo o trombo en el sistema venoso profundo (más frecuentemente en una pierna), esto se denomina “Trombosis Venosa Profunda” o TVP.

Cuando el coágulo se fragmenta y se desplaza desde la pierna hacia los pulmones, este evento se denomina “Tromboembolismo Pulmonar” o TEP. Esto puede constituir una amenaza de vida y requiere atención médica urgente.

En conjunto, estos dos tipos diferentes de coágulos peligrosos se conocen como Tromboembolismo Venoso (TEV).

Magnitud del problema

En su conjunto, el TEV, tiene una incidencia anual de casi 500.000 casos/año en Estados Unidos. El TEP, es responsable de 100.000 muertes anuales en forma directa y contribuye de forma indirecta a otras 100.000 más en aquel país. En Argentina se estima que la incidencia anual de muertes por Tromboembolismo Venoso es de 6000 a 10.000 personas/año.

En Argentina se estima que la incidencia anual de muertes por TEV es de 6000 a 10.000 personas al año.

El TEV es la tercera causa de muerte de origen cardiovascular, después del Infarto agudo de Miocardio y el Accidente Cerebrovascular. Ésto lo coloca por encima de patologías como el Cáncer de mama, HIV-SIDA, Cáncer de Próstata y los accidentes de tránsito “en conjunto”.

En los pacientes hospitalizados, donde el impacto del problema es particularmente alto, es la cuarta causa de muerte global, pero es la primera en el post-operatorio de pacientes sometidos a cirugía ortopédica, oncológica y obstétrica. Sin embargo, el dato más relevante es que, de todas las causas de muerte en pacientes hospitalizados, es la más “prevenible”.

En términos de costos para la Salud Pública, en Estados Unidos, se gastan 2.800 millones de dólares anuales en el diagnóstico y tratamiento del Tromboembolismo Venoso , y, por cada 100.000 pacientes en los que se indica prevención adecuada, se calcula un ahorro de 60 millones de dólares anuales.

Factores de riesgo del Tromboembolismo Venoso

Un coágulo sanguíneo en la pierna o pulmones puede sucederle a personas de cualquier edad. Además, algunas personas pueden no presentar atención a signos o síntomas de alarma. Por lo tanto, es importante saber que para que ocurra una trombosis deben darse una serie de circunstancias o “factores de riesgo”.

Conocerlos es fundamental para reconocer el problema, detectarlo tempranamente y, por sobre todas las cosas, aplicar medidas adecuadas de prevención en aquellas personas en riesgo.

No todos los factores de riesgo tienen el mismo poder de generar un evento trombótico. Por eso se habla de: factores de riesgo “mayores” o principales y “menores”.

Los factores de riesgo principales son 3:

1. Pacientes Hospitalizados. Más de 2/3 de los coágulos en la pierna se forman durante la internación en un hospital por cualquier causa. Es la principal causa prevenible de muerte hospitalaria como ya se mencionó.

2. Las cirugías, especialmente de cadera y rodilla, y la cirugía oncológica, pone al paciente en mayor riesgo.

3. La inmovilización prolongada. Por ejemplo: el reposo prolongado, la inmovilización por yeso de un miembro o los pacientes con parálisis, también tienen riesgo aumentado.

Otros factores que aumentan el riesgo:

– El uso de medicamentos que contienen estrógeno, como los anticonceptivos orales y la terapia de reemplazo hormonal.

– Las embarazadas o las mujeres en el post parto inmediato (puerperio) tienen mayor riesgo de desarrollar un coágulo.

– Existen riesgos que la persona no puede controlar, como la edad avanzada. Una persona de 80 años tiene un riesgo cinco a seis veces mayor que una de 40.

– Ser familiar directo de una persona que tuvo una trombosis, sobre todo si ésta fue sin factores desencadenantes.

– La obesidad. El riesgo de TEV es dos a tres veces mayor en personas obesas. Considerando la epidemia mundial de obesidad, éste es un factor importante que, generalmente, puede evitarse.

– Permanecer sentado durante períodos prolongados, como al conducir o volar. Cuando las piernas permanecen quietas durante horas, los músculos de las pantorrillas no se contraen, lo que normalmente ayuda a la circulación sanguínea. Si los músculos de las pantorrillas no se mueven durante períodos prolongados, pueden formarse coágulos.

Es importante remarcar que una trombosis no se origina por un solo factor de riesgo, sino que, generalmente deben coincidir más de uno.

Signos y síntomas del TEV

Si bien no todos presentan síntomas, es importante conocer los signos de alarma del TEV, ya sea de:

Trombosis venosa profunda (TVP) o Tromboembolismo de pulmón (TEP).

Trombosis venosa profunda o TVP

Si se forma un coágulo en su pierna, los signos de alarma pueden ser:

• Dolor o sensibilidad, que comienza generalmente en la pantorilla

• Hinchazón, que abarca el tobillo y el pie

• Enrojecimiento

• Calor

Tromboembolismo de pulmón o TEP

Los síntomas de que un coágulo migró y se localizó en sus pulmones comprenden:

• Falta de aire inexplicada

• Taquipnea o aumento en la frecuencia respiratoria

• Dolor de pecho (puede empeorar al respirar hondo)

• Aumento en la frecuencia cardíaca

• Mareos o desmayos

Medidas de prevención

Como ya se mencionó, el Tromboembolismo Venoso es una patología prevenible, esto implica que es posible disminuir el riesgo de Trombosis.

En el Hospital. En el Hospital Privado de Rosario (HPR) trabajamos activamente para lograr este objetivo, adaptando protocolos y consensos de sociedades nacionales e internacionales a nuestra actividad diaria.
Al ingreso al hospital debido a una internación, siempre se evalúa el riesgo de trombosis de cada paciente. Se dispone de una prevención efectiva para la mayoría de los pacientes en riesgo.

Estas medidas pueden ser “no farmacológicas” o mecánicas, como: deambulación precoz del paciente operado, uso de medias de compresión graduada o botas de compresión neumática. En cuanto a las “farmacológicas”, por ejemplo: uso de diferentes anticoagulantes.

En la comunidad. Si usted piensa que tiene signos o síntomas de TEV -ya sea Trombosis Venosa Profunda (TVP) o Tromboembolismo de pulmón (TEP)- debe buscar atención médica urgente.

Si usted piensa que tiene signos o síntomas de TEV debe buscar atención médica urgente.

Para todos. Manténganse en movimiento. La inmovilización aumenta su riesgo de desarrollar un coágulo en la sangre. Tenga una actitud activa. Si piensa que se encuentra en riesgo de desarrollar un coágulo, hable con su médico.

Compartí

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Seguí leyendo

Conocé más de Grupo Gamma.

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).