Urticaria en pandemia
lunes 22 de febrero de 2021

Urticaria en pandemia

La Dra. Carolina Caporalini, Jefa del Servicio de Alergia e Inmunología de Grupo Gamma, informa sobre la manifestación de la urticaria en el contexto de pandemia.


La actual pandemia de COVID-19 es una preocupación mundial. El virus SARS-CoV-2 causante de esta enfermedad está dejando miles de infectados y enfermos de diferentes edades en prácticamente todos los países del mundo. Las manifestaciones clínicas son variadas. Desde casos asintomáticos hasta pacientes con enfermedad severa. Distintos signos y síntomas están descriptos (fiebre, tos, odinofagia, dificultad respiratoria) y otros se van agregando en el transcurso de la pandemia (anosmia, ageusia).  Las manifestaciones cutáneas son consideradas pocos frecuentes, siendo raramente descriptas en la literatura y pobremente caracterizadas.

Lesiones urticariformes: se observaron en el 19% de los casos, principalmente en el tronco o dispersas por el cuerpo, en algún caso en las palmas de las manos. Se caracteriza por la aparición súbita de habones o ‘ronchas’ y/o angioedema (inflamación de piel y mucosas) que suelen producir un picor intenso. Su duración media es de 6,8 días. Este tipo de manifestación se ha observado en pacientes más graves y con más frecuencia han aparecido al mismo tiempo que otros síntomas vinculados a la COVID-19.

Máculo-pápulas: es la manifestación cutánea más frecuente y se detectó en el 47% de los casos. Se trata de una manifestación similar a otras infecciones víricas, con erupciones formadas por manchas planas y lesiones elevadas, habitualmente dispersas por el cuerpo. Duran 8 o 9 días de media. También se han visto en pacientes más graves.

No se puede descartar que las manifestaciones cutáneas tengan otros orígenes, como una reacción a alguno de los fármacos que han recibido los pacientes, especialmente en el caso de las lesiones urticariformes o en las máculo-pápulas.

Definición de Urticaria

La manifestación de la urticaria es en forma de ronchas o habones, ligeramente elevadas y de color rojizo o rosado; con un halo rojizo alrededor. Al presionar con algo transparente (vitropresión) no desaparecen, como ocurre con otras lesiones. Son pequeñas erupciones que pican (prurito), y este picor puede extenderse más allá de la zona inflamada.

Las áreas afectadas con mayor frecuencia son el tronco, las nalgas y el pecho. No obstante, puede aparecer en forma de urticaria generalizada por toda la superficie corporal o gran parte de ella; y las lesiones generalmente desaparecen por sí mismas en unas cuantas horas si se trata de urticaria aguda, pero pueden durar hasta un mes y medio si el paciente padece urticaria crónica. Es el prurito el síntoma más molesto y, por ello, el principal factor a controlar con el tratamiento.

¿Cómo se produce la urticaria?

Cuando un alergeno entra en el organismo, el sistema inmunitario (de defensa) se pone en marcha, haciendo que los anticuerpos se unan a dicha sustancia. El anticuerpo más involucrado en la urticaria (y en las alergias en general) es la Inmunoglobulina E (IGE). Esta es capaz de activar muchas células, pero especialmente a dos tipos: los basófilos y los mastocitos. Las dos liberan histamina, que produce la vasodilatación y, con ella, el edema  y el picor. Las causas más habituales son las que dan lugar a la urticaria aguda, con episodios que suelen remitir a las pocas horas, si no son muy graves. Los alergenos más comúnmente implicados en este tipo de urticaria son los alimentos, en especial huevo, mariscos, leche, pescados, chocolate o las nueces.

Ciertos medicamentos también pueden producir esta manifestación cutánea, siendo de hecho el principal motivo o causa de la urticaria. Fármacos como la penicilina y otros antibióticos, la aspirina y otros antiinflamatorios, los contrastes… pueden producir la urticaria.

Otras causas de la urticaria son infecciones (virales, bacterianas, parasitarias o micoticas), contacto directo con ciertos agentes irritantes y picaduras de insectos.

La lesión típica de la urticaria es un habón, bien delimitada, roja y palpable sobre la piel que palidece si la apretamos. Las lesiones pueden cambiar de tamaño con el paso de los minutos, agruparse y desaparecer sin ningún tipo de tratamiento. La característica que acompaña al habón es el picor intenso. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo.

Cuando la afectación es de la dermis y de las mucosas, a veces sin habones, hablaremos de angioedema, presentándose una sensación de quemazón intensa, con un aumento de la temperatura corporal. Típicamente se afectarán los labios, los párpados, las orejas y la piel de las manos.

Los síntomas que refiere el paciente de urticaria, especialmente el picor, asociado a las ronchas características, con el halo rojizo alrededor, son indicativos para el diagnóstico de la urticaria. En la mayoría de los casos, si el médico visualiza estas lesiones, el diagnóstico es prácticamente seguro.

Una característica esencial de la urticaria es que los habones suelen revertir por sí solos. El primer pilar del tratamiento cuando se conoce el alergeno o causa de la urticaria es evitar la exposición a éste.

El medicamento más importante en el tratamiento de la urticaria es el antihistamínico, que contrarrestará la liberación de histamina (principal sustancia de la urticaria). Algunos de ellos pueden provocar sueño, pero los de última generación, tienen menos efecto sedante.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).