Historia pretenciosa de una paciente que nunca quiso llegar a serlo
viernes 10 de septiembre de 2021

Historia pretenciosa de una paciente que nunca quiso llegar a serlo

Gabriela Mancini

En el marco de la Semana de las Neurociencias, Gabriela Mancini, profesora de literatura, nos comparte, a través de un relato escrito, su testimonio como paciente operada de un tumor cerebral en el Hospital Privado de Rosario.


Los testimonios dan cuenta de situaciones en las cuales, como protagonistas directos o no, se ha sido partícipe. La justicia hace uso de estos textos en búsqueda de la verdad o al menos eso nos hace creer.

Las narrativas de historias vividas tienen ese guiño que nos hace dudar, ese movimiento muscular que genera una sonrisa o una mueca, la sorpresa o el enojo. Y es por eso que son atractivas, porque cada uno cuenta un fragmento de una biografía personal de acuerdo a lo que se cree haber transitado. Las narrativas de este tipo de experiencias están rozando entonces, la ficción; origen certero de la literatura.

El pánico fue mi enemigo durante años, ¿desde cuándo? Perdí la cuenta…  El lobo me acechaba cada tanto pero yo esperaba el “no pasa nada” tranquilizador y retomaba mi vida cotidiana con la mayor energía y alegría que alcanzaba lograr. Hasta que el lobo se hizo presente en toda su plenitud. Innegable el miedo, la angustia, la espera y todo los sentimientos que se acumularon en propios y ajenos. Recuerdo a una enfermera o asistente que me dijo,” y… es difícil escuchar el diagnóstico. Te estarás preguntando por qué yo…” No señora (no le dije nada, confieso), no me pregunté eso; sólo me preocupaba mi familia, todos y cada uno.

Sí pensé en mi trabajo, al cual extraño horrores, aunque un horror mucho menor que el atravesado en ciertos momentos. Y la tarea docente me trajo a la memoria los textos y autores que abordaba en clases. Recuerdo  una metáfora muy recurrente en la que se plantea el proceso de enseñanza y aprendizaje como un viaje, de esos que no se planean mucho y que no se sabe muy bien a dónde se va si es que se va a algún lado.

Y así, de a poco, fui bajando en distintas estaciones y aprendiendo que cada lugar tenía lo suyo para poder avanzar. Pasé mucho tiempo verificando análisis y estudios , naturalizando cada salida a un espacio de salud, familiarizándome con las rutinas, los olores y colores. Recuerdo el aroma a café que me acercaron durante la internación, las plantas de los jardines internos de la institución, la cúpula de la Iglesia vecina, el sonido de las ruedas de las camillas…

En algún momento me sentí otra, ya no tenía muchas posibilidades de leer, ni de escribir con fluidez; mi memoria a corto plazo se me hacía dificultosa y me faltaban palabras… Me fui poniendo metas, leer novelas de a poco, tomar notas, hacer videos…  A veces me enojaba (aún me enojo), pero la pandemia pareció democratizar la situación, sin clases presenciales, sin gimnasia, sin bares ni vacaciones…

Lo importante creo, es no olvidar aquellas cosas que nos hilvanan para no perder la identidad, distinguiéndonos en tanto únicos, en el colectivo social. Y plantear así, este presente en 1° persona para poder ser vistos en otras versiones posibles de nuestro relato, pero con nombre propio.

Un comentario
  1. anieto_62@hotmail.com dijo:

    AMIGA QUERIDA, ESTA SITUACIÓN ES TAL CUAL LO CONTÁS, TE QUIERO MUCHO

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).