Blog de salud • Salud general

Fisura Anal: Síntomas y Tratamiento

Fisura Anal: Síntomas y Tratamiento

Se trata de una ulceración en la piel del ano. En los casos agudos con una dieta rica en fibras y analgésicos locales se soluciona, si hay cronicidad se suele indicar cirugía ambulatoria. El Dr. Daniel Baetti, de los Servicios de Coloproctología y Cirugía General de Grupo Gamma, nos informa sobre sus síntomas y tratamientos posibles.


La fisura anal es un desgarro de la piel del ano en su zona más externa que aparece por igual en hombres y mujeres y que se ubica casi siempre en la línea media posterior.

El principal síntoma es el dolor intenso, intolerable durante la defecación que, a menudo, se prolonga por espacio de tres o cuatro horas y se acompaña de un pequeño sangrado que mancha las heces. Para algunos pacientes, el dolor es tan importante que postergan la defecación por temor al dolor y llegan a permanecer con constipación por varios días.

La aparición de los síntomas se relaciona habitualmente con un episodio de expulsión difícil de heces duras o con un brote diarreico de heces líquidas explosivas, acompañadas por un aumento del tono del cierre del canal anal, como consecuencia de una actividad exagerada de la contracción del esfínter anal interno.

“Una vez establecido el diagnóstico, si es una fisura aguda se instituye una dieta rica en fibras… Para las crónicas, es más probable el tratamiento quirúrgico ambulatorio”

Cuando las fisuras tienen pocos días de evolución se consideran agudas, mientras que, si transcurren 6 o más semanas, se convierten en crónicas. En la etapa crónica, la fisura es profunda y se asocia a un pliegue duro y doloroso, que el paciente palpa y relaciona con una hemorroide inflamada.

La consulta con el especialista en Coloproctología permite establecer claramente un diagnóstico mediante un interrogatorio minucioso y un examen físico coloproctológico adecuado.

Una vez establecido el diagnóstico, si se trata de una fisura aguda se instituye una dieta rica en fibras para obtener deposiciones con heces blandas y asociarlas con cremas antinflamatorias y/o de relajación esfinteriana, lo cual en la mayoría de los casos lleva a la curación. Para las fisuras crónicas, es más probable el tratamiento quirúrgico ambulatorio que ofrece una curación definitiva con rápida recuperación y desaparición del dolor.

Para realizar una consulta con un médico coloproctólogo, podés obtener un turno aquí.

Myriad