Blog de salud • Oncología

Cáncer Colorrectal: la importancia de la dieta

Cáncer Colorrectal: la importancia de la dieta

La dieta y la forma de alimentarnos son factores relevantes en la prevención del Cáncer de Colon y Recto y otras enfermedades intestinales. El Dr. Raúl Francisquelo, miembro de los Servicios de Cirugía General y de Coloproctología de Grupo Gamma, nos aclara cómo han variado las indicaciones en cuanto a la dieta y su relación con el Cáncer Colorrectal.


Cuando hablamos de cáncer de colon o de intestino grueso, es necesario aclarar, ante todo, que al mencionar la palabra “Tumor” o “masa ocupante de espacio” (MOE) hacemos referencia a que es una estructura que ocupa un sitio en el organismo, una imagen y/o una formación anatómica que no debería encontrarse allí. Por lo tanto, hasta que no se tenga certeza de los resultados de biopsia o anatomía patológica, no podremos saber si es de naturaleza benigna, pre maligno o maligno.

Factor predisponente

En el último tiempo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha difundido un informe sobre la importancia de la Dieta en lo que refiere a su contenido, en fibras, glúcidos, proteínas, etc., para mejorar la fisiología intestinal, disminuir las posibilidades de patologías o, al contrario, aumentar el riesgo de padecer enfermedades.

Desde hace muchos años, las opiniones de los diferentes expertos en la materia, nutricionistas, gastroenterólogos, y coloproctólogos, han ido cambiando acerca de los alimentos que previenen las patologías colorrectales como colitis inflamatorias, divertículos y/o cáncer.

Sobre los divertículos, los consejos acerca de la dieta fueron variando. En épocas pasadas se prohibían las fibras (vegetales, etc.) porque se creía que era el motivo causante de los mismos. En la actualidad, los cirujanos aconsejamos la ingesta de fibras en cantidad (cereales, frutas, verduras procesadas, y compotas, entre otras) excepto que exista alguna complicación de dichos divertículos como es la diverticulitis.

“Una dieta adecuada, la disminución del stress, y  el ejercicio físico colaboran a la mejoría de la salud y contrarrestan la posibilidad de aparición de tumores(…)”

En referencia a la dieta y el cáncer de colon, hay estudios científicos a nivel internacional que aseveran que las dietas con alto contenido de carne vacuna predisponen a la aparición de dicha enfermedad. Esto se explica por la presencia en carnes de sustancias conocidas como nitratos, las cuales podrían provocar degeneración celular, desencadenando la progresión hacia una enfermedad maligna.

El riesgo, además, aumenta ante la ingesta de los derivados de la carne como son los fiambres y los embutidos, por lo que es aconsejable evitar su consumo o regularlo al igual que los alimentos preelaborados y precocidos, por ejemplo nuggets de pollo, salchichas y hamburguesas.

En cuanto a las carnes frescas, es aconsejable no exponerlas por tiempos prolongados a las brasas o brasas no encendidas correctamente.

El cáncer colónico se ubica en el segundo lugar en frecuencia, por lo que debemos también tomar conciencia de las conductas que convendría adoptar o factores a evitar, como hacemos para prevenir el cáncer de pulmón que dejamos de fumar.

Una dieta adecuada, la disminución del stress, y el ejercicio físico colaboran a la mejoría de la salud y contrarrestan la posibilidad de aparición de tumores.

Una pronta y periódica consulta con el coloproctólogo a fines de controlar y realizar estudios pertinentes es imprescindible para prevenir la enfermedad colónica.

Myriad