Verano e infecciones de oídos
miércoles 27 de enero de 2021

Verano e infecciones de oídos

Las infecciones de oídos pueden afectar hasta el 10% de la población al menos una vez en su vida. Es más frecuente en niños entre 5 y 12 años, pero se da en cualquier edad. El Dr. Héctor Ruiz, Jefe del Servicio de Otorrinolaringología de Grupo Gamma, brinda información sobre la otitis externa.


Todos los años hay en esta época un aumento significativo de personas afectadas de infecciones del conducto auditivo externo, conocidas como otitis externa u oído del nadador. Parece que nadie está a salvo, ni el nadador experimentado ni aquél que decidió refrescarse por primera vez en una pileta. En cualquier caso, los especialistas recomiendan evitar el uso de tapones, así como de hisopos para eliminar la cera del oído porque es protectora y antiséptica.

La otitis externa se produce por maceración de la piel y subdermis del conducto auditivo externo, con la penetración de gérmenes. En un 90% de los casos tiene una etiología bacteriana Se trata de una infección que produce mucho dolor y que al observar el conducto auditivo se nota cerrado y e inflamado, con presencia de pus.

Afecta mayoritariamente a niños que pasan mucho tiempo en el agua. Cuando hay demasiada humedad en el oído, la piel que recubre el interior del conducto auditivo se puede irritar y lesionar, permitiendo la proliferación de bacterias u hongos.

La mejor prevención es mantener controlado el pH del agua, así como el nivel de cloro, que actúa como desinfectante. La forma de prevenir la otitis externa aguda incluye es mantener en el día los oídos secos

No se aconseja el uso de hisopos para eliminar la cera del oído, así como de tapones para agua, porque no evitan el ingreso de agua, salvo en casos de perforaciones timpánicas, tubos de ventilación transtimpánicos o afecciones del oído medio.

Pero no hace falta nadar para tener “oído de nadador”. Cualquier cosa que lesione la piel que recubre el interior del conducto auditivo puede provocar este tipo de infección. Un eczema o la piel demasiado seca, rascarse el conducto auditivo, limpiarse demasiado enérgicamente los oídos con bastoncitos de algodón o introducirse en las orejas objetos punzantes, como clips para sujetar papeles, hebillas o alfileres para sujetar el pelo, el uso de jabones con pH alcalino, prótesis crónicas auditivas, y ciertas patologías como catarro común, diabetes e inmunodepresión, facilitan la acción patógena de gérmenes externos. La cera tiene un pH levemente ácido, además contiene lisozimas con actividad antibacteriana y antifúngica, siendo desinfectante de la zona.

La otitis externa suele comenzar con picazón intensa y dolor, que se incrementa con la masticación, el bostezo y la movilización del pabellón auricular, junto con sensación de taponamiento o hipoacusia leve o normal.

Al examen físico hay dolor a la presión del trago, al traccionar el pabellón auricular, o ambos. La otoscopia puede ser difícil visualización por el dolor y la inflamación, otorrea, adenopatías sensibles pre o retroauriculares. La membrana timpánica en estados precoces está normal, en estados avanzados está eritematosa o deslustrada. En cuadros avanzados aparece eritema y edema del pabellón auricular y piel adyacente.

Los agentes etiológicos más frecuentemente aislados son Staphylococcus aureus (47%) y Pseudomona aeruginosa (29%) o combinados. Otros patógenos son principalmente Cándida y gram negativos distintos a Pseudomona los que no causan más de 2 a 3% de todos los casos.

El tratamiento antibiótico de elección en cuadros iniciales de otitis externa no complicada es la terapia tópica, en gotas cremas, calmantes y antiinflamatorios (cortisonas) y nada de antibióticos orales salvo complicaciones.

La otomicosis (hongos) es responsable de un 10% de todas las otitis externas. Duele menos, pero pica mucho y las curas son aspiraciones y aspiración del hongo. Los más frecuentes son Cándida albicans y Aspergillus Níger. También el otorrinolaringólogo debe evaluarlo bajo visión microscópica aspirar de detritus en el conducto auditivo externo e instilar antibióticos.

Todos deben controlarse por el otorrinolaringólogo y evitar agua en oído por unos días.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Noticias relacionadas

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).