Fotoenvejecimiento
miércoles 26 de febrero de 2020

Fotoenvejecimiento

El envejecimiento extrínseco o fotoenvejecimiento, es el envejecimiento prematuro de la piel resultante de la exposición prolongada y repetida a la radiación solar. La Dra. María Alicia Savoré, Jefa del Servicio de Dermatología de Grupo Gamma, brinda información sobre factores de riesgo y medidas de prevención.


Los cambios del fotodaño se superponen a los cambios causados por el envejecimiento intrínseco o cronológico, genético, inevitable, atribuido al paso del tiempo.

Son factores de riesgo: la edad avanzada, las pieles claras, la alta exposición al sol ocupacional o recreativa, vivir en lugares geográficos con alta irradiación solar, el nivel socio cultural y los valores personales.

Este fenómeno afecta fundamentalmente la piel de zonas expuestas al sol como cara, cuello, escote, antebrazos, dorso de manos y se manifiesta con arrugas finas y profundas, piel fina, seca, áspera,  con manchas de color café claro (lentigos), apergaminada y fláccida con telangiectasias (dilataciones de vasos sanguíneos) y seudo cicatrices estrelladas originadas por microtraumatismos.

Se considera a la radiación ultravioleta como la responsable de alterar la composición, la organización y la estructura de la matriz extracelular que es una malla dérmica formada por varias macromoléculas que incluyen: colágeno, fibras elásticas, glicoproteínas y glicosaminoglicanos que dan firmeza, elasticidad, tersura e hidratación a la piel.

Otros factores que  contribuyen al fotoenvejecimiento son los ambientales como la contaminación del aire por gases de autos, de plantas industriales, el hollín, etc. y el humo del tabaco que da la típica “cara del fumador” con prominentes arrugas periorales y perioculares, tez irregular con tono grisáceo, siendo las mujeres más susceptibles.

Otras de las características clínicas del fotoenvejecimiento son:

  • Púrpura actínica de Bateman: que se manifiesta como manchas violáceas indoloras que aparecen ante mínimos traumatismos  en piel  fotodañada de antebrazos y dorso de manos.
  • Elastosis actínica/ cutis romboidal: es un engrosamiento difuso, de color amarillento, en la región posterior del cuello con surcos profundos que describen un típico patrón romboidal irregular.
  • Poiquilodermia de Civatte: pigmentación moteada y telangiectasias (vasos finos) en regiones laterales del cuello y tórax antero superior  que dejan indemne el área submentoniana.
  • Hipomelanosis guttata: múltiples pequeñas manchitas blancas en miembros.
  • Lentigos actínicos: lesiones planas o ligeramente elevadas con un ligero tinte marrón en zonas de rostro, dorso de manos, escote, parte alta de espalda y hombros; también pueden asentar en labios. Son indicadoras de daño solar crónico.
  • Enfermedad de Favre Raucouchot: con comedones (puntos negros) y quiste amarillentos en área periorbitaria.

Como resultado del efecto acumulativo e irreversible de la exposición a la radiación, aparecen con el tiempo lesiones premalignas como las queratosis actínicas de base roja con escamas o bien lesiones tumorales como los carcinomas basocelulares, espinocelulares y el melanoma cutáneo.

El fotoenvejecimiento, podrá prevenirse y mejorarse modificando conductas, costumbres y hábitos siendo fundamental la consulta con el dermatólogo. Lo primordial es tomar medidas de fotoprotección mediante el uso correcto de protectores solares de amplio espectro, avalados científicamente, en forma diaria, independientemente de la época del año, acompañados de gafas, sombreros y ropa adecuada, respetando los horarios y buscando la sombra.

Estas medias de fotoprotección comenzarán desde la infancia, evitando de esa manera las quemaduras solares que son las que originarán las lesiones tumorales en la adultez dado el carácter acumulativo e irreversible de la radiación solar.

Existen muchos tratamientos desde técnicas no invasivas a otras que si lo son que serán de manejo médico.

Recordar que el bronceado es un mecanismo de defensa de la piel al daño celular, por lo tanto no existe el bronceado saludable.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Noticias relacionadas

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).