Cáncer anal: diagnóstico y tratamiento
jueves 09 de enero de 2020

Cáncer anal: diagnóstico y tratamiento

El cáncer anal es un tipo poco frecuente de tumor maligno que puede presentarse en el conducto anal y en la piel perianal. El Dr. Marcelo Pollastri, de los Servicios de Coloproctología y Cirugía General de Grupo Gamma, responde todas las dudas sobre esta patología.


Síntomas

Los síntomas del cáncer anal pueden ser:

  • Sangrado del ano o recto.
  • Dolor en la región anal o perianal.
  • Una tumoración o bulto en la zona anal.
  • Secreción anal (moco, pus)
  • Picazón – prurito anal.

Causas y Factores de riesgo

Varios factores aumentan el riesgo de padecer cáncer de ano:

  • Virus del papiloma humano (HPV). El cáncer de ano, está estrechamente relacionado con el HPV, infección transmitida por vía sexual. El papiloma virus es el más frecuente de las infecciones de transmisión sexual.

La infección por HPV aumenta el riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer (de cérvix o  cuello de útero, de vulva, cavidad bucal – faringe y cáncer de ano).

Más del 90 % del cáncer de ano es causado por el HPV.

El riesgo de desarrollar cáncer de ano por HPV dependerá de la exposición que haya tenido el paciente al mismo.

  • La actividad sexual y cantidad de parejas sexuales. Las personas que tienen muchas parejas sexuales a lo largo de su vida, presentan un mayor riesgo de padecer cáncer de ano, debido a que incrementa las chances de exposición al HPV.
  • El sexo anal. Las personas que practican el sexo anal tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de ano, es uno de los factores predisponentes más conocidos en el desarrollo de cáncer de ano, tanto en el varón como en la mujer. La enfermedad es más común en los varones que tienen sexo con varones.
  • La edad. La mayoría ocurren en personas de 50 años o más.
  • Fumar tabaco incrementa el riesgo de padecer muchos tipos de cáncer, incluido el cáncer de ano.
  • Medicamentos o afecciones que suprimen el sistema inmunitario. Los pacientes que toman medicamentos inmunosupresores, pueden presentar un mayor riesgo de padecer cáncer de ano. Así como la Infección por  HIV, que suprime el sistema inmunitario y aumenta el riesgo de padecer cáncer de ano.

Prevención

El riesgo de desarrollar cáncer de ano puede reducirse. Se aconseja:

  • Practica sexo seguro. el uso de preservativos puede ayudar a evitar el contagio por HPV y VIH, dos virus de transmisión sexual que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de ano.
  • Vacunarse contra el VPH. Tanto los niños como las niñas se pueden vacunar contra el VPH.
  • Dejar de fumar. Fumar aumenta el riesgo de cáncer de ano. Evitar fumar.

Diagnóstico

Los procedimientos para diagnosticar el cáncer de ano son:

  • Examinar el conducto anal. Cuando realiza la consulta al especialista coloproctólogo, al examinarlo realizara la visualización perianal y el tacto del conducto anal y recto inferior.
  • Inspeccionar visualmente el conducto anal y el recto. Se realiza un examen endoscópico corto (anoscopía y videorectoscopía), para visualizar tanto el conducto anal como el recto, siendo este un estudio sencillo, sin anestesia y con poca preparación.
  • Extracción de una muestra de tejido. Si se detecta algún área sospechosa, puede realizarse una biopsia y enviar las muestras a analizar a anatomía patológica, para descartar lesión neoplásica.

Para los pacientes que tienen alto riesgo de padecer cáncer de ano, aparte de realizar estas pruebas, se aconseja realizar una Anoscopía Magnificada.

Para determinar la extensión de la enfermedad

Si se confirma la presencia de cáncer de ano, se realizarán exámenes complementarios para determinar si el cáncer se ha extendido a ganglios linfáticos regionales o a otras áreas de tu cuerpo.

Los exámenes pueden incluir:

  • Exploración por Tomografía Computada.
  • Imágenes por Resonancia Magnética.
  • PET o Tomografía por Emisión de Positrones.

De esta manera puede estadificarse el tumor y evaluar la extensión del mismo.

Tratamiento

El tipo de tratamiento que se indica para el cáncer de ano, dependerá del estadio tumoral. Si el tumor es muy pequeño, puede realizarse una resección local de esa lesión. En los casos que el tumor sea de mayor tamaño se puede indicar tratamiento quimio-radiante, el cual tiene una alta tasa de respuesta y curación de la enfermedad. Estos dos tratamientos combinados se potencian uno al otro y mejoran las posibilidades de curación.

En los casos en que el tumor no responda al tratamiento quimio-radiante, la cirugía que debe realizarse es de mayor magnitud y consiste en resecar completamente el ano – recto.

El cáncer de ano requiere de una evaluación por un médico especialista. Realizar el diagnóstico correcto y detectarlo tempranamente es fundamental para un exitoso tratamiento, buena respuesta, evolución y pronóstico favorable.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).