Blog de Salud

ACV: “En la rehabilitación integral no hay techo para el paciente”
Viernes 01 de Septiembre de 2017

ACV: “En la rehabilitación integral no hay techo para el paciente”

Les brindamos la segunda parte de la entrevista realizada a la Dra. Guadalupe Bruera, Jefa del Servicio de Neurología de Grupo Gamma. En esta oportunidad, nos detalla en qué consiste la rehabilitación de un paciente que sufrió un ACV.



¿Cómo se rehabilita a un paciente que padeció un ACV?

La rehabilitación es integral. La Organización Mundial de la Salud, ya en 1956, definió que toda rehabilitación, en el caso de un paciente secuelar de una enfermedad cerebrovascular (ACV), debe tener cuatro pilares obligatorios: el primero es neurología, el segundo kinesiología, en tercer lugar, fonoaudiología y, por último, psicología, que muchas veces es olvidada y, sin embargo, es la que determina si un paciente va a estar bien o no.

En muchas ocasiones se observa que hay kinesiólogos, terapistas ocupacionales, fonoaudiólogos y no aparece la salud mental del paciente. Para nosotros, los profesionales que trabajamos en Grupo Gamma y estamos en la guardia, en el proceso de recuperación secundaria y terciaria, es fundamental el trabajo de la terapia psicológica.

La OMS, habla del impacto de la salud mental en la recuperación de este tipo de pacientes. Menciono esto, porque nos encontramos muchas veces con pacientes que fueron aprobados en las áreas ya mencionadas y la psicología no aparece como una más. Hay que insistir mucho para que se incorpore a la rehabilitación.

¿La rehabilitación integral se sostiene gracias a la interdisciplinariedad en la atención?

En la rehabilitación integral, cada profesional es fundamental; no hay uno que deba dirigir, el único que dirige es el paciente. Él nos marca el camino hacia dónde tenemos que ir. Entonces, fonoaudiología, terapia ocupacional, kinesiología, fisiatría, psicología, neurología, y muchas veces clínica médica, cardiología, son áreas que aportan, de manera coordinada, qué es lo mejor para el paciente. Lamentablemente, éste, en la mayoría de los casos queda incapacitado después de sufrir un ACV. Estamos hablando de una enfermedad, que a diferencia de otras, es la primera causa de discapacidad en el mundo, con secuelas importantes.

En la rehabilitación integral, cada profesional es fundamental; no hay uno que deba dirigir, el único que dirige es el paciente. Él nos marca el camino hacia dónde tenemos que ir.

¿Qué rol ocupan los afectos?

Ese es otro factor importante en la rehabilitación, el aporte de la familia o lo que llamamos el “referente”, quien no necesariamente tiene que ser un familiar, puede ser un vecino o un amigo también. Para nosotros, involucrar a los afectos del paciente, alguien con quien se referencia, es fundamental, porque asegura adherencia al tratamiento.

Los pacientes después de un ACV atraviesan un momento del tratamiento con muy buenas respuestas, una curva ascendente que, luego de un período, llega a una meseta. En los centros de rehabilitación, utilizan las filmaciones del proceso para mostrarles los avances que han alcanzado. Los pacientes llegan a esa etapa luego de lograr muchas mejorías y, en ocasiones, se pierde esa percepción. Por esta razón se utilizan los videos.

¿Hay un punto de llegada?

No, no hay un techo para la rehabilitación. El cerebro tiene plasticidad neuronal, que es la capacidad que tiene de regenerarse después de un daño. En el caso de un ACV, donde se queda sin circulación el área del lenguaje, la plasticidad neuronal significa que otras neuronas que nacieron para sostener, cuando se les aplican técnicas de fonoaudiología, de salud mental, junto con la contención familiar, en la búsqueda porque el paciente pueda decir sus primeras palabras, esas neuronas que no nacieron para hablar toman el comando de las que se murieron. Eso se llama plasticidad neuronal, es decir, la capacidad de rehabilitar al paciente y que vuelva a hablar. Existen ejemplos de pacientes que han estado con total afasia o mutismo y que han retomado el habla.

No existe un techo, la plasticidad siempre se genera. Sin embargo, que ésta sea efectiva está directamente relacionado con que la rehabilitación comience de forma integral. Entonces, para concluir, podemos decir que el concepto de rehabilitación integral es que cada uno de los parámetros que constituyen a cada ser humano, sean abordados y no olvidados.

¿Cómo se da inicio al tratamiento?

El tratamiento específico en ACV se tiene que realizar dentro de las seis horas en que el paciente comienza con los síntomas. Este período se llama “ventana terapéutica”, que nos indica hasta cuándo podemos accionar. Esto no es para todos los ACV, hay uno que es isquémico y otros que se llaman hemorrágicos. En los primeros, se tapa la arteria y en muchos casos tienen un período de ventana de seis horas.

Compartí

  • -
  • -

Deja un comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).