Resección transanal de lesiones rectocolónicas
viernes 05 de agosto de 2022

Resección transanal de lesiones rectocolónicas

Gracias a las nuevas técnicas de abordaje, las lesiones del recto pueden ser resecadas a través del ano, evitando una cirugía mayor. El Dr. Néstor Marchetti, Jefe del Servicio de Coloproctología, nos acerca información sobre los avances tecnológicos al respecto, tratamientos e indicaciones.

En 1826 un cirujano francés de apellido Lisfranc realizó una resección de un tumor del recto por vía transanal, con un primitivo separador.

En la década del 60, Alan Parks del St. Mark’s Hospital de Londres, diseñó un retractor anal de dos ramas para facilitar la extirpación de las lesiones. Las mismas, debían ubicarse a menos de 8 cm del margen anal, preferentemente en cara posterior, con un tamaño inferior a 4 cm, sin invasión de toda la pared del recto.

Si se tratara de un carcinoma, debería ser una lesión bien diferenciada, sin invasión linfovascular, preferentemente que afecte mucosa y submucosa superficial.

Microcirugía Endoscópica Transanal (TEM)

Más adelante, en 1984 Gerhard Buess describe la Microcirugía Endoscópica Transanal (TEM) con instrumental adecuado, mejorando la visión del campo quirúrgico, permitiendo la resección de lesiones desde los 4 cm a los 22 cm del margen anal.

El TEM consta de un rectoscopio rígido de longitud variable, con un sistema de visión binocular tridimensional y una óptica. Dispone de un insuflador de CO2 (dióxido de carbono) para distender las paredes del recto. Permite utilizar hasta 3 instrumentos quirúrgicos.

Transanal Endoscopic Operation (TEO)

Otra variante es la Transanal Endoscopic Operation (TEO). Es muy similar al TEM, utiliza una óptica de laparoscopía y el equipo se mantiene fijo a la mesa operatoria con 3 canales de trabajo.

Cirugía Transanal Mínimamente Invasiva (TAMIS)

En el año 2010, Sergio Larach y col. establecieron el concepto de Cirugía Transanal Mínimamente Invasiva (TAMIS) para resecar lesiones del recto, utilizando un puerto único flexible que se adapta al conducto anal, evitando la pérdida de dióxido de carbono, con instrumental de laparoscopía convencional.

Con cualquiera de los aparatos se obtiene una excelente visión, permitiendo la resección de lesiones con márgenes sanos, incluyendo toda la pared del recto.

La herida puede cerrarse con sutura reabsorbible en forma transversal, o bien, puede no suturarse.

Indicaciones:

  1. Lesiones benignas del recto o colon distal que no pueden extirparse por endoscopía.
  2. Cáncer de recto en estadío temprano.
  3. Tumores de recto que persisten luego de Neoadyuvancia (Radioterapia + Quimioterapia)

En el preoperatorio es indispensable realizar una evaluación integral del paciente con el objetivo de controlar enfermedades asociadas, incluyendo la evaluación anestesiológica y definir la conducta terapéutica en equipo interdisciplinario (coloproctólogos – oncólogos – radioterapeutas – especialistas en imágenes – patólogos).

El tacto rectal es muy importante para determinar a qué distancia se encuentra la lesión del margen anal y su relación con el anillo anorrectal, el tamaño de la misma, qué paredes del recto afecta, y si es una lesión móvil o fija a planos profundos.

La resonancia magnética de alta resolución y la ecografía endorrectal brindan información precisa sobre la lesión y el grado de penetración en la pared del recto. Determinan si está comprometida la grasa perirrectal y la presencia de adenopatías, así como también la invasión a órganos vecinos.

La videocolonoscopía siempre debe realizarse para descartar patologías asociadas.

En tumores de recto medio e inferior que requieren la resección completa del recto y la grasa perirrectal (mesorrecto), la cirugía por vía abdominal laparoscópica se ve dificultosa, especialmente en pacientes obesos, con pelvis estrechas y en tumores de gran tamaño.

Por ello, el Dr. Antonio Lacy publicó la técnica TaT ME. A partir de la misma, se comenzó a realizar la disección abdominal por vía laparoscópica y el abordaje transanal con la extirpación completa del mesorrecto, permitiendo efectuar una anastomosis coloanal o ultrabaja, con conservación de la función esfinteriana, evitando una ostomía definitiva.

Estas nuevas técnicas de abordaje se realizan en el Hospital Privado de Rosario con muy buenos resultados. Además, se dispone de moderna tecnología en Diagnóstico por Imágenes que ayuda a definir el tratamiento adecuado.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).