Radioterapia: mitos y realidades
viernes 03 de julio de 2020

Radioterapia: mitos y realidades

El Dr. Alejandro Chinellato, integrante del Servicio de Terapia Radiante de Grupo Gamma, responde a las principales consultas acerca del tratamiento de radioterapia.


La radioterapia es uno de los tratamientos a nivel oncológico que conjuntamente con la quimioterapia, inmunoterapia y cirugía oncológica conforman los pilares para un buen resultado. Siempre siguiendo los protocolos médicos ya establecidos y dependiendo además de la evolución del paciente.

La radioterapia es la disciplina de la medicina que utiliza las radiaciones ionizantes con fines terapéuticos para la destrucción de las células anormales – cancerígenas a través de Rayos X.

Los tipos de radioterapia son dos: con haz externo y radioterapia interna. Su utilización depende del tipo de cáncer, tamaño tumoral, ubicación del tumor en el cuerpo y que tan cerca está el tumor a los tejidos normales sensibles a la radiación.

Radioterapia externa

Los haces de irradiación provienen del cabezal de los equipamientos específicos de irradiación, Aceleradores Lineales, dirigiéndose a la región tumoral. Los rayos no se ven, no se tocan, no se huelen, y el equipo gira alrededor del paciente y envía radiaciones a una región del organismo específico a tratar desde muchas direcciones. La radioterapia externa es un tratamiento local, lo que significa que trata una parte específica del cuerpo. Por ejemplo, si tratamos un cáncer de pulmón, se irradiará solo la región del tórax, sin afectar el resto del cuerpo.

Radioterapia interna

Es el tratamiento en el que la fuente de radiación contacta directamente con el tumor. Se llama Braquiterapia y se utiliza principalmente en los tumores ginecológicos pelvianos, pero puede ser útil además en otras regiones del organismo o para otros tipos de tumores. Se administra concomitante o secuencialmente a la radioterapia externa.

Efectos de la radioterapia

La radioterapia se usa para tratar el cáncer, y el criterio puede ser curativo (criterio radical), impedir que regrese el tumor (criterio adyuvante) o detener y hacer más lento su crecimiento (criterio paliativo). Puede ser el único tratamiento que se utilice, pero la mayoría de los casos se utiliza conjuntamente con los otros tratamientos oncológicos o en forma  secuencial.

Hay un límite de cantidad de radiaciones que una región del organismo puede recibir sin afectar ni provocar consecuencias futuras, y es posible que esa área no pueda recibir por segunda vez radioterapia, salvo prescripción médica. Sin embargo, sí se puede tratar otra región corporal siempre y cuando la distancia entre ambas regiones sea suficientemente grande.

La radiación no solo destruye las células cancerígenas y enlentecen su crecimiento, pueden lesionarse células sanas vecinas a la región irradiada, provocando efectos secundarios que se manifiestan durante el tratamiento y revierten finalizando el mismo. Raramente pueden perdurar en el tiempo, va a depender de la región irradiada y la dosis recibida. Si el tratamiento va dirigido al cerebro hay caída de pelo, alopecia; si es a nivel de cabeza y cuello, irritación en mucosa yugal, saliva gomosa, que lleva a la pérdida del gusto y consiguiente disminución en la ingesta de comidas con pérdida de peso; si el tratamiento es a nivel toráxico puede provocar dificultad deglutoria por la inflamación del esófago, tos por la irritación de los conductos respiratorios; y a nivel abdomino-pelviano irritación intestinal con episodios de diarreas. Todas estas sintomatologías son totalmente tratables y transitorias. Por ello es necesario una buena alimentación, garantizar las proteínas, calorías y mantener el peso acorde para enfrentar el tratamiento oncológico.

El paciente sometido al tratamiento radiante puede seguir su vida cotidiana sin sufrir modificaciones, o parcialmente y en el caso de no poder, va a depender de la evolución de su patología oncológica y la región a irradiar. El tratamiento consiste en asistir al Centro de Radioterapia diariamente, una cantidad de días determinados por el médico (de lunes a viernes, descansando sábados y domingos). Dependiendo de los protocolos, el tiempo diario que realmente está expuesto a la irradiación es muy corto, minutos.

Mitos

Hay mitos y realidades con respecto a este Tratamiento Oncológico. Generalmente los pacientes no lo dimensionan. Pueden imaginar de qué se trata una cirugía, por información o por vivencia previa. Con respecto a la quimioterapia su significado es más interpretativo, ya que se trata de la terapia con químicos que se administra por vía endovenosa u oral. Sin embargo, sobre la radioterapia muy poco se sabe, y sólo el médico especialista, Radioncólogo, puede interiorizarlo con una buena explicación y contención.

Los equipos de radioterapia que se utilizan en la actualidad, de última generación, hacen más simple desestimar los pensamientos negativos que se evidencian. Ya sea por la eficacia en los tratamientos, acompañado de una excelente tolerancia por parte de los pacientes, llevando a entender que la radioterapia no quema. También que las personas que reciben tratamiento radiante pueden tener contacto con sus familiares y amigos sin perjudicarlas. Pudiendo expresar sus afectos a seres queridos de todas las maneras posibles.

En tiempos de COVID

Durante este tiempo nos vemos obligados a adecuar los tratamientos médicos, disminuyendo el riesgo de contagio y la presencia asistencial. En radioterapia, que es un tratamiento ambulatorio y diario durante un cierto tiempo, la recomendación es adelantar la implementación de tratamientos cortos. Esto significa reducir la cantidad de días presenciales y no omitir la radiación en ningún paciente. Tomando los recaudos necesarios y de uso conocimiento (distanciamiento social, tapa boca, higiene adecuado de manos, alcohol en gel), siempre teniendo en cuenta no desviarnos de nuestros objetivos, manteniendo la calidad de vida del paciente y de los profesionales, no perdiendo el control oncológico.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).