Colon irritable: diagnóstico y tratamiento
miércoles 02 de diciembre de 2020

Colon irritable: diagnóstico y tratamiento

El colon irritable se define como un trastorno funcional, caracterizado por dolor o molestia abdominal recurrente, al menos una vez por semana, asociado a cambios en la frecuencia de las deposiciones y/o cambios de la consistencia de las mismas. La Dra. Fabiana Necchi, integrante del Servicio de Gastroenterología y Videoendoscopía Digestiva de Grupo Gamma, brinda información sobre el tratamiento de esta patología.


¿Qué es el Intestino Irritable?

El colon irritable o llamado Síndrome de Intestino Irritable (SII), según el último Consenso Internacional de Especialistas, denominado Roma IV, se define como un trastorno funcional, caracterizado por dolor o molestia abdominal recurrente, al menos una vez por semana, asociado a cambios en la frecuencia de las deposiciones y/o cambios de la consistencia de las mismas (diarrea, estreñimiento o ambas), presentes en los últimos 3 meses, iniciado en los 6 meses antes del diagnóstico. Siempre en ausencia otras enfermedades del colon.

¿A quiénes puede afectar?

Es un trastorno funcional frecuente, con prevalencia de 10 a 15% y es uno de los motivos de consulta más frecuentes en gastroenterología (entre 40 y 60%). Es más frecuente en mujeres (relación de 2 a 1), adultos jóvenes, causa de importante ausentismo laboral y de disminución de producción.

Puede estar estrechamente asociado a problemas psicológicos, económicos, ansiedad, depresión, somatización, abusos psico-físicos.

¿Qué lo produce?

No tiene causa conocida aún. El mecanismo es multifactorial, interviniendo factores como componentes genéticos, alteraciones del movimiento intestinal (motilidad), hipersensibilidad visceral, psico – sociales, mínima inflamación mucosa local, episodios previos de infecciones intestinales, disfunción del eje cerebro – intestinal, alteración de la flora (disbiosis de la microbiota), que muestran la complejidad del trastorno.

Puede estar asociado a otros trastornos funcionales, como dispepsia, pirosis funcional, fibromialgias (entre un 20 y 50%), cistitis intersticial, dismenorreas (dolores durante la menstruación), dispareunia (dolores durante la actividad sexual).

¿Cuáles son los síntomas?

El dolor es el síntoma infaltable, que aumenta con la ingesta, asociado a alteraciones defecatorias (diarrea, constipación, o ambos), con urgencia defecatoria, sensación de evacuación incompleta, hinchazón, gases, náuseas, moco en la materia fecal, cefaleas, etc.

El SII se clasifica en síndrome con predominio de diarrea (SII-D), con predominio de constipación (SII-C), mixto (SII-M) o no clasificado.

En general los síntomas son habitualmente leves (en un 70%), que no alteran la calidad de vida y mejoran con los cambios de hábitos, de dieta y de actividad física. En otras ocasiones pueden ser moderados (en un 25%), que pueden alterar la calidad de vida, la actividad laboral y/o escolar y que pueden tener una estrecha relación entre el inicio de los síntomas con un cambio de dieta, viajes o experiencias angustiantes. Y síntomas severos (5%), con gran repercusión en la calidad de vida, asociados a problemas psiquiátricos (ansiedad, depresión, hipocondriasis), que requieren múltiples tratamientos con dietas, antiespasmódicos, ansiolíticos, antidepresivos, psicoterapia, etc.

¿Cómo se diagnostica?

Por los síntomas y por la exclusión de enfermedades orgánicas del colon.

Según criterio médico, se pueden hacer Videocolonoscopía (introducción en el colon de un tubo que contiene una cámara en la punta, a través de ano, previa limpieza del intestino, con sedación) y/o análisis de laboratorio y/o Ecografía.

¿Cómo se trata?

En primer lugar, con una buena relación médico – paciente, explicando que se trata de un trastorno funcional, dando continencia y seguridad al que padece de SII.

En segundo lugar, modificar la dieta y el estilo de vida (que, aunque no cura ni previene la enfermedad) pero mejora las molestias ocasionadas, como: comer fraccionado, incrementar el consumo de fibras solubles, evitar comidas grasas, reducir lácteos, algunos productos dietéticos, cafeína, alcohol, harinas, ajo, cebolla, miel, proteínas animales (carnes rojas) y aquellos alimentos que el paciente siente que le desencadenan los síntomas.

También es importante realizar actividad física aeróbica entre 20 y 30 minutos, 5 días a la semana o actividades agradables o técnicas de relajación (yoga, meditación, ejercicios rítmicos) que controlen el stress.

Existen dietas de restricción, la más conocida es la FODMAPs (sigla que refiere a productos que contengan oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos, y polioles), fermentables. El objetivo de esta dieta es lograr una mejoría de los síntomas, con una rápida respuesta (dentro de las 2 semanas de inicio) y son útiles principalmente para SII-D. Debe ser controlada por nutricionistas y no debería superar las 4 a 8 semanas de cumplimiento, debido a que es una dieta sumamente restrictiva y puede conllevar cierta malnutrición cuando se mantienen por tiempos muy prolongados.

En tercer lugar, controlar el dolor con mediaciones antiespasmódicas de diversos tipos (según criterio medico). A veces puede ser útil el agregado de antibióticos (rifaximina, neomicina, etc.)

En cuarto lugar, mejorar la constipación y/o la diarrea y/o distensión abdominal con medicaciones específicas, según criterio medico (como ondansetrón, linaclotide, lubiprostone, prucalopride, loperamida, colestiramina, entre otras).

También son de gran utilidad el uso de antidepresivos y terapias de soporte y terapias alternativas.

Y siempre, consulte a su médico.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Noticias relacionadas

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).