Alimentación en niños: se trata de una re-educación alimentaria
miércoles 26 de julio de 2017

Alimentación en niños: se trata de una re-educación alimentaria


La Dra. María Laura De Bueno, integrante del Servicio de Nutrición de Grupo Gamma habla de la tarea fundamental que desarrollan en el consultorio: lograr una re-educación en la alimentación. Te invitamos a leer la segunda parte de la entrevista.


¿A qué se denomina “comida chatarra”?

En este caso es importante diferenciar, para que no hay una gran confusión. La comida chatarra es esa comida que no aporta nada, y también tenemos la denominación de comida rápida. Comida rápida puede ser una hamburguesa con papas fritas pero también puede ser un filet de pollo con un tomate partido al medio. Nos lleva el mismo tiempo de elaboración.

En el consultorio nos encontramos mucho con personas que nos dicen que no tienen tiempo para cocinarse, por esta razón nosotros hablamos del orden.

¿Qué genera en nuestro organismo?

La comida chatarra es todo lo que sea frito, lo que se vende empaquetado. Los snaks, hamburguesas, panchos, es comida muy rica en grasa y sodio y que no nos aportan prácticamente nada a nuestra salud. Ahora, cuando hablamos de comida rápida, hay miles de maneras de elaborarlas de modo tal que sean saludables. Esto es importante transmitir en las consultas con los padres. Por ejemplo, hacer un filet de pollo con un tomate o una hamburguesa nos lleva el mismo tiempo. Entonces, se trata de organizarse para tener más opciones a la hora de cocinar. No hay que asustarse por no tener tiempo, lo ideal es que habitualmente en las casas no haya comida chatarra y frita. Pero eventualmente podemos hacer hamburguesas y papas fritas.

¿Por qué es importante realizar actividad física?

Tanto en personas adultas como en los niños, intentamos hacer dos diferenciaciones. La actividad física podemos adjudicarla a la realización de un deporte que se realice de forma estricta entre dos o tres veces por semana, como recomienda la Organización Mundial de la Salud. Esta es una parte de la actividad física necesaria. Por otro lado, lo que nosotros intentamos transmitir a nuestros pacientes es que hay que sostener una vida activa. En la actualidad, la mayoría de los juegos que desarrollan los niños son sedentarios, ya no se juega más en la calle, en movimiento. Hay una falta de movilidad y muchas veces de tiempo. A su vez, los chicos caminan menos, entonces es necesario incorporar hábitos de caminatas y movilidad mayor, para abonar a una vida activa.

¿Qué iniciativas podemos tener para motivarlos a que realicen alguna?

Es importante transmitirles que hay otras actividades para realizar al aire libre. Por ejemplo, andar en bici en la plaza, ir caminando a la escuela u otras actividades. Que los chicos puedan jugar en espacios verdes. Hoy en día, muchas personas viven en departamentos, o con poco espacio para que jueguen. También, resulta más dificultoso hacer ese tipo de planes pero las alternativas son muchas. Es necesario incorporar estas actividades en la rutina, acompañarlos y mostrarles que hay muchas otras formas de divertirse diferentes a las ya conocidas.

¿Quiénes realizan las consultas más frecuentes?

La mayoría de las consultas apuntan al descenso de peso y a una alimentación saludable. Es fundamental enseñarle a los chicos y a sus padres qué es una buena alimentación, porque se están formando y creciendo. Si logramos una buena alimentación en los primeros años de vida, nos garantizamos una adultez sana. Nos interesa también trabajar con el adulto, pero ellos ya están formados, pueden corregir algunos hábitos.

Nuestro objetivo es trabajar con y para los chicos, una de las formas es enseñarle a las madres que durante el embarazo nutren a su bebé, que la alimentación los primeros años de vida es muy importante.

Actualmente, recibimos muchas consultas por obesidad infantil. En esos casos, nos damos la tarea de que los padres entiendan que es fundamental el tratamiento y con esto no nos referimos a dietas para niños, no trabajamos así. En nuestro caso, con menores de 18 años no trabajamos con dieta, sólo en el caso de que haya una prescripción médica, por supuesto, en esos casos se respeta ese pedido.

Nuestro método es a nivel conductual, hacemos un análisis de la familia, observamos los hábitos de la familia y de los niños y, a partir de ahí hacemos una re-educación alimentaria. Entonces, evaluamos cuál es la dificultad que presenta un niño. Y el procedimiento es a través del juego, les enseñamos a comer jugando.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).