Blog de Salud

Recuperación en enfermedades adictivas: el caso Canadiense y sus aportes en Argentina
Lunes 17 de Julio de 2017

Recuperación en enfermedades adictivas: el caso Canadiense y sus aportes en Argentina


El Psiquiatra Juan Pedro Sapéne, integrante del Servicio de Psiquiatría y Psicología de Grupo Gamma nos acerca experiencias de Canadá para abordar las enfermedades adictivas y cómo se puede aprender en Argentina. Informate en ésta nota.


El Centro canadiense sobre abuso de sustancias, ha publicado en el mes de Mayo de 2017 su “Vida en recuperación de la adicción en Canadá”, confirmando y ampliando muchos hallazgos de estudios anteriores. Con la esperanza que en la Argentina podamos avanzar en este grave problema de salud, presentamos aquí los puntos más sobresalientes. Como adelanto, sabemos que los tratamientos funcionan, que la generación de redes de personas en recuperación que se ayudan unas a otras es fundamental y que la sobriedad y abstinencia de toda sustancia adictiva es un requisito central  para lograr mejorías clínicas. Pero vayamos a los resultados del estudio.

Los 855 personas que se identificaron como canadienses en recuperación reportaron un índice de severidad del pasado problema (la enfermedad adictiva), en más del 70 % del total de puntos que definen adicción, habiendo experimentado siete de los diez criterios diagnósticos:

  1. Consumir drogas o alcohol de mayores cantidades y por períodos más prolongados que lo que se había planificado,
  2. Querer disminuir o dejar de consumir pero no ser capaz de hacerlo,
  3. Deseo imperioso de consumo,
  4. No ser capaz de llevar adelante las obligaciones centrales en el trabajo, la escuela o el hogar debido al uso de drogas o alcohol,
  5. Uso continuo a pesar de los problemas sociales o interpersonales,
  6. Dejar de llevar adelante  actividades recreativas, sociales u ocupacionales,
  7. Uso recurrente de drogas a pesar de reconocer las dificultades físicas o psicológicas,
  8. Uso de drogas en situaciones físicamente peligrosas,
  9. Tolerancia, definida como un marcado incremento de las cantidades para alcanzar la intoxicación o el efecto deseado o una marcada disminución del efecto con el uso continuo y con la misma cantidad,
  10. Abstinencia, manifestada como un síndrome característico o uso de la sustancia para evitar la abstinencia.

Los canadienses en recuperación que fueron evaluados reportaron una edad temprana para el primer uso de sustancias (una media de 13 años), y una media de 18 años para el desarrollo de adicción, lo que no tuvo diferencias de acuerdo al género.

Las personas evaluadas reportaron también muchos efectos negativos durante la adicción sobre su salud, la economía personal, la familia y la vida social, el trabajo, el estudio, así como en muchas cuestiones legales. El alcohol fue reportado en un 93 % de participantes, y fue la sustancia más utilizada durante la adicción activa. Es más, el alcohol fue también la droga más común durante la adicción activa siendo usada por el 50 % de los encuestados.

La mayoría de los que respondieron en recuperación, dijeron tener una positiva calidad de vida, con excelentes, muy buenas o buena calidad de vida en el  90,7 % de los participantes. Se definió a la recuperación como: lograr la abstinencia, mejorar la salud, las conexiones sociales y el funcionamiento, así como la mejora de la calidad de vida. Más de la mitad (51,2%) lograron la recuperación de manera estable sin experimentar  ninguna recaída.

Se usaron una variedad de caminos para iniciar y mantener la recuperación, con muchos eligiendo una combinación de recursos familiares, profesionales y de grupos de ayuda mutua.

Los factores que los participantes consideraron más importantes para lograr el inicio de la recuperación fueron 1) calidad de vida, en un 69,1 %  2) salud mental o emocional, en el 68 %; 3) relaciones familiares, maritales u otras en un 64.9%;  4) salud física, 45.5%.

“Como adelanto, sabemos que los tratamientos funcionan, que la generación de redes de personas en recuperación que se ayudan unas a otras es fundamental y que la sobriedad y abstinencia de toda sustancia adictiva es un requisito central  para lograr mejorías clínicas. Pero vayamos a los resultados del estudio.”

Por otro lado, los recursos más frecuentemente utilizados fueron grupos de ayuda mutua (AA/NA, etc.), programas de tratamiento especializados en adicciones, terapias psicológicas y psiquiátricas, uso de viviendas asistidas, y tratamiento asistido con medicamentos. Otros recursos fueron las prácticas religiosas y meditativas, la lectura de material de recuperación, el uso de mascotas, ejercicio, nutrición, uso de sitios web o redes sociales y el sostén con valores culturales y tradiciones.

Un número significativo reportó algún tipo de uso de fármacos prescriptos para tratar problemas de salud física  (37.2%) o mental (35.2%), pero sólo  el 1.8% reportó estar utilizando medicamentos para el manejo de la adicción. Un  20.2% de los encuestados respondió haber usado tratamiento asistido con medicamentos para ayudarlos a iniciar la recuperación.

Más de la mitad (53.4%) de los canadienses en recuperación reportan más de cinco años en cuanto al tiempo de recuperación, con 20.7% con más de 20 años en recuperación por la adicción.

El  82.5% de los participantes reportaron impedimentos o barreras para comenzar la recuperación, las más comunes incluyendo: 1) no estar preparados o no creer que el problema era lo suficientemente serio; 2) estar preocupado acerca de la percepción del otro sobre las personas en recuperación; 3) no conocer adónde ir para obtener ayuda; 4) fallas en las redes de apoyo social; y  5) muchos días de tratamiento. El 47.1% de los participantes identificaron barreras relacionadas con el sistema de acceso al tratamiento, incluyendo muchos días para comenzarlo, una falta de ayuda profesional para problemas de salud o emocionales, el costo de los servicios de tratamiento y  fallas en los programas o apoyo en  la comunidad en que están los usuarios de los servicios. Mientras que  la mayoría de los participantes reportaron barreras para iniciar la recuperación,  54.2% no reportaron dificultades de acceso. La estigmatización/discriminación percibida fue del 48 % durante la adicción activa, comparados con el 33.2% que plantearon estas experiencias durante la recuperación. Comparada con la vida durante la adicción activa, los encuestados que dijeron residir un hogares estables fueron   el 95.9% vs. 65.4%, la participación en actividades familiares  (90.3% versus 31%), tener un trabajo estable (79.1% versus 52.6%), pagar las cuentas (93.5% versus 42.2%) y los impuestos a tiempo (77.4% versus 43.4%), ser voluntarios de manera regular para la comunidad en la que viven (66.8% versus 14.4%) y desarrollar planes para el futuro (88.8% versus 22.3%).  Estos resultados positivos de recuperación registrados en Canadá, ha sido similares a aquellos encontrados en investigaciones sobre recuperación en Inglaterra y Australia.

Es fundamental dar a conocer estos datos para que en Argentina se continúe apoyando a decenas de miles de personas que buscan, realizan y se recuperan de las enfermedades adictivas.

Esta investigación es la última de su tipo que confirma la posibilidad real de la recuperación sostenida a través de una gran cantidad y diversidad de caminos para lograr la recuperación. De la misma manera, acentúa el valor de las comunidades en la creación de espacios físicos, emocionales/psicológicos y de redes sociales en las que la recuperación de las personas afectadas y sus familiares pueda llevarse a cabo.

Algunos puntos centrales:

  •  Muchos comenzaron el uso de sustancias promediando la adolescencia y plantearon un comienzo de la adicción entre los 15 y 25 años de edad. Las drogas con mayor frecuencia reportadas fueron el alcohol, cocaína, marihuana, heroína, opioides y metanfetaminas.
  •  Muchos (52.4%) Canadienses en recuperación definen la recuperación en términos de lograr la abstinencia (con una minoría de menos del 1 % que reportaron uso controlado) junto a  un aumento del nivel de salud global y de funcionamiento.
  •  Los participantes en recuperación por la adicción también reportaron ganancias sustanciales en salud, calidad de vida y funcionamiento social.
  •  Comparando los tiempos en la que la adicción estaba en actividad con el período de recuperación:
  •  El ejercicio regular se incrementó desde un 16.5% al 68.7%.
  •  Las evaluaciones médicas se incrementaron desde un 7% al 82.8%.
  •  Los hábitos alimentarios saludables se incrementaron del 14.5% al 82.1%.
  •  El uso de tabaco disminuyó del 80.1% 2%.
  •  El 84.3% reportó que su salud mental era excelente, muy buena o buena.

Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).