Compartí esta nota

La caries dental y su relación con la dieta.

- La caries dental es un trastorno microbiológico infeccioso de los dientes que provoca la disolución y la destrucción localizada de los tejidos calcificados. Es una enfermedad infecto contagiosa ya que se contagia de diente en diente y de boca en boca. Aunque el tratamiento sintomático es muy importante, si no se identifica y se trata la causa (es decir, la infección del diente por bacterias), la enfermedad podrá seguir avanzando.

Para entender un poco más acerca de este trastorno es necesario saber cómo comienza para poder realizar una buena prevención.

Aproximadamente 20 minutos después del cepillado dentario se forma sobre los dientes una capa llamada película adquirida, la cual está compuesta por proteínas salivales. Sobre esta capa empiezan a colonizar bacterias y se forma la placa bacteriana (responsable de caries y enfermedad periodontal). Esta placa se compone de varias capas de microorganismos entre los cuales encontramos bacterias, parásitos y hongos, que tienen la capacidad de adherirse al esmalte dentario y alos tejidos blandos (encías, carrillos, lengua).

¿De qué manera influye la dieta?

La dieta tiene un efecto local sobre las estructuras dentarias o bucales en general.

La disponibilidad de azúcares simples, como la sucrosa, estimula el metabolismo de la placa bacteriana descendiendo el ph de la placa (es decir la acidez) en las proximidades de la superficie dental. Esta acidez provoca una desmineralización del esmalte dentario, que, de mantenerse constante, produciría la caries dental. En momentos donde la disponibilidad de azúcar es menor, aumenta el ph y la superficie del diente se remineraliza.

Las deficiencias nutricionales afectan las glándulas salivales, afectando la producción de saliva en cantidad y calidad.

La saliva es el antídoto natural de la caries. Las propiedades protectoras de la saliva son: capacidad para diluir y depurar los hidratos de carbono (azúcares), neutralizar ácidos de la placa bacteriana y ayudar a la remineralización (aporta minerales) fortaleciendo el esmalte dentario.

Es muy importante la consistencia del alimento, es decir si es más o menos pegajoso. Cuanto más pegajoso, permanece más tiempo en contacto con los dientes y esto aumenta la probabilidad de caries.

La frecuencia, que es la cantidad de exposiciones que tiene el diente al alimento y la oportunidad de ingesta, es decir, entre comidas o durante las mismas. La diferencia de consumir un alimento entre o durante las comidas, es que el alimento que consideramos cariogénico (que puede producir caries) si se consume durante las comidas va acompañado de otros alimentos que pueden ser fibrosos y ayudan al despeje del alimento cariogénico, además durante las comidas se consumen líquidos que favorecen la limpieza  y también, porque se supone que después de cada comida habrá higiene dental (cepillado).

Alimentos considerados cariogénicos:

  • Caramelos masticables
  • Caramelos duros
  • Galletitas dulces
  • Chocolates
  • Bebidas azucaradas

Alimentos no cariogénicos:

  • Pescados.
  • Lácteos.
  • Dietas ricas en fosfatos y calcio.
  • Grasas (forman una superficie protectora).
  • Proteínas.
  • Zanahorias, rabanitos, manzanas.

A los niños es muy difícil suprimirles las golosinas, pero se recomienda que las coman durante las comidas y no entre comidas, y que después realicen el cepillado.

AutoresDr. Girgenti, Juan Carlos – Dra. Pastaro, María Belén

Notas relacionadas:

2 comentarios

  1. Eliana Perez dijo:

    Hola hace un tiempo comencé con un tratamiento para poner mi salud bucal en condiciones, me interesa mucho también hacerme un blanqueamiento dental, pero
    antes me gustaría saber cual es el método conveniente para no dañar el esmalte ni debilitar los dientes

    • María Belén Pastaro. dijo:

      Hola Eliana. Tanto el Dr. Girgenti, como yo (Dra. Pastaro) consideramos que los blanqueamientos dentales, sea cual fuere el método utilizado, producen una descalcificación y debilitamiento del esmalte dentario, así mismo hay manchas que no pueden ser removidas con blanqueamientos. Dentro de algunos factores que manchan los dientes están los extrínsecos , como ser el te, café, cigarrillo, mate, los cuales al volver a entrar en contacto con la superficie del esmalte luego de un blanqueamiento, vuelven a generar este tipo de manchas. Esperamos haber podido responder a tu inquietud. Cualquier duda, estamos para poder ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Recomenda esta entrada