Blog de Salud

Día Mundial del Corazón: ¿Cómo cuidarlo?
Martes 29 de septiembre de 2015

Día Mundial del Corazón: ¿Cómo cuidarlo?

En el Día Mundial del Corazón, te acercamos una entrevista realizada al Dr. Higinio Balparda, Jefe del Servicio de Cardiología y de la Unidad Coronaria de Grupo Gamma. Cuidar nuestro corazón depende de acciones de la vida diaria y prevenir los factores de riesgo nos traerá beneficios tanto para la salud mental como todo nuestro cuerpo. En esta primera parte, desarrollamos algunas medidas de prevención y cuáles son los factores de riesgo.


¿Cuáles son las acciones cotidianas que podemos llevar adelante para tener un corazón saludable?

En general para cuidar el corazón uno debe instruirse, que la gente tome conocimiento sobre cómo prevenir las enfermedades cardiovasculares. Estas enfermedades afectan en su mayoría a las personas adultas a pesar de que, hoy en día por el estilo de vida, puede empezar precozmente. La incidencia de enfermedades cardíacas ha aumentado en gente más joven. ¿Por qué motivo? Por la comodidad de los hábitos de vida, las comunicaciones, el resolver problemas con cada vez menos esfuerzo, la inseguridad que se vive en la calle, estos factores hacen que la gente se mueva menos y, al mismo tiempo, las comidas más baratas y con menos calidad están más al alcance de la mano. Esto provoca que la incidencia del sobrepeso y el sedentarismo llegue más temprano en la vida de las personas lo cual, a su vez, predispone a los factores de riesgo que terminan produciendo un daño en las arterias, lo que lleva a infartos, enfermedades cerebrales o circulatorias. Causas estas más frecuentes de enfermedades y muerte entre la población adulta. Entonces, teniendo en cuenta estas cuestiones, desde muy pequeño hay que trabajar. De hecho en Estados Unidos, que tiene un problema muy serio de sobrepeso desde hace mucho, investigadores muy preparados en cardiología han empezado a trabajar con la población infantil. Porque para revertir un problema la educación es básica y si el niño, como aprende a leer y escribir, aprende a comer ordenadamente y hacer una vida saludable probablemente lo haga toda su vida y así bajaría la incidencia de enfermedades cardiovasculares. Otro cardiólogo estadounidense, referente mundial en la arterioesclerosis y enfermedades cardiovasculares, está trabajando con los Muppets con el fin de bajar la obesidad. Nosotros acá lo vemos, hoy vas a una pileta en verano y los chicos gorditos son la mayoría, antes eran todos piel y hueso porque se pasaban todo el día corriendo. Eso te marca la tendencia actual del exceso de peso, que va de la mano de la calidad de las comidas y si lo analizamos repercute a largo plazo en la salud de los chicos. Estamos hablando de la prevención de lo que deberíamos hacer, después las recomendaciones dependen de la persona que se arrima al consultorio y de su edad.

Quienes hacemos prevención en Cardiología, y los médicos en general, hacemos el “Score de riesgo”. Esto implica la interrogación a la persona para saber desde la genética hasta el estilo de vida, qué perfil de riesgo tiene de hacer un evento cardíaco en los próximos meses y años. En base a eso los médicos concientizamos claramente dónde está parado el paciente. No es lo mismo una persona con fuertes antecedentes familiares, padre o madre con eventos jóvenes (por debajo de los 65 años), si  tiene sobrepeso y ha sido sedentaria, o si fuma. Así sube el tenor del riesgo, se revisa la tensión arterial, se hacen análisis para chequear el colesterol y el azúcar en sangre. Con lo obtenido en el interrogatorio, el examen físico y los estudios, se puede precisar muy claramente cuál es el perfil de riesgo de la persona, teniendo en cuenta la edad. Los médicos tenemos tablas muy sencillas de utilizar, para estimar si el paciente está muy por fuera de su rango, categorizamos a la gente y planteamos lo que debe modificar. En algunos casos, conlleva medicación precozmente para bajar el perfil de riesgo. Es como un vehículo, llevas el auto al Service, te lo chequean, te dicen “Podés viajar pero cargá este combustible, andá a esta velocidad, y usá el cinturón”. Cuando tomás medidas de seguridad probablemente llegues más lejos en la ruta de la vida y tengas menos paradas en los talleres. Por el contrario,  si no seguís esas medidas de seguridad aconsejadas es probable que no llegues lejos y tengas que parar muchas veces en el taller, de eso se trata la prevención.

“Los factores de riesgo fundamentales a tener en cuenta para la prevención son: la hipertensión arterial (HTA), el colesterol, la diabetes y el cigarrillo.”

¿Cuáles son las patologías cardíacas frecuentes que más afectan a mujeres y hombres respectivamente?

Hoy en día, por cómo se vive, se ha ido igualando la tendencia en cuanto a los motivos de consulta de mujeres y varones. En el consultorio vemos dos tipos de pacientes, el paciente que ya llegó tarde y ha pasado por eventos cardíacos y un grueso importante de consulta, la mayoría de las consultas cardiológicas y clínicas son por la hipertensión arterial y las alteraciones metabólicas, el colesterol. En general es más precoz la presencia de enfermedades en el hombre. Sin embargo,  la mujer ya está llegando a igualarlo. La mujer se dice que ha sido, ya hace muchos años, la gran olvidada de la cardiología porque no se hacía buena prevención cardiológica en mujeres. Todas las investigaciones cardíacas se realizaban en hombres, por la incidencia, y se fue descuidando la prevención en ellas y hace 15 o 20 años se hace mucho hincapié desde las Sociedades de Cardiología en tomar a la mujer como un ente independiente, para que tome más conciencia. La mujer históricamente ha ido mucho al ginecólogo, muy precoz en su vida, pero realmente se termina muriendo, en una alta incidencia, de enfermedades cardiovasculares, mucho más que por problemas ginecológicos. No se muere más de cáncer de mama, se muere más del corazón, se trata de concientizar para que la mujer vaya precozmente al cardiólogo. Yo siempre digo “ni mucho, ni poco: lo justo” no es que todas deben chequearse todos los años, sino ir todos los años quienes tienen un perfil de riesgo más alto, porque hay mujeres que soy muy saludables, aún en la menopausia. Todos los seres humanos deberían la primera década de la vida tener una evaluación cardiológica, una vez en la segunda década, otra vez en la tercera década (siempre y cuando no haya eventos cardiológicos), y de ahí en adelante ir más frecuentemente de acuerdo a los factores de riesgo. Los factores de riesgo fundamentales son: hipertensión arterial (HTA), colesterol, diabetes y cigarrillo. En cuanto a motivos de consulta, más allá de la HTA y lípidos, son los problemas circulatorios, el infarto, otros cuadros coronarios con más prevalencia en los adultos, tanto hombres como mujeres, y consultas de prevención.

¿Cuál es la diferencia entre enfermedades cardiológicas y las enfermedades cardiovasculares?

Principalmente es una diferencia semántica, significarían lo mismo, la diferencia es que el aparato cardiovascular no es solamente el corazón. Ahora estamos en la semana del corazón, que es nada menos que la bomba de un sistema circulatorio, ese sistema, el aparato cardiovascular es el todo, nosotros atendemos problemas de corazón y de arterias de todo el sistema. Podés tener problemas en las arterias propias del corazón pero también de aorta, de arterias periféricas, en las piernas, el cerebro, todo es el mismo sistema y, en general, se previene tratando los mismos factores. Todo lo que hagamos para tener bien nuestro corazón, nos va a prevenir de las enfermedades cerebrales, vasculares, y la demencia senil. Incluso tratando bien los factores de riesgo vas a tener menos riesgo de tener cuadros de demencia senil, que es bastante frecuente hoy en día. La gente vive mucho pero tiene una calidad de vida muy mala al final de su vida, porque no previno la microcirculación, cuidando estos factores.

¿Teniendo en cuenta los factores que afectan al corazón también se cuida la salud mental?

Claro, el cerebro, los riñones, los miembros inferiores, realmente es muy completo si uno hace caso al médico, con una buena prevención y una mirada integral.


En la segunda parte de la entrevista trataremos cómo practicar una actividad física de manera segura para nuestro corazón y qué debemos cambiar en los ambientes cotidianos para que sean saludables cardiológicamente.

Compartí

  • -
  • -
Un comentario
  1. Pingback ¿Cómo cuidar nuestro Corazón? | Grupo Gamma

Deja un comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Nuestra unidades prestacionales Sanatorio Los Arroyos, Instituto Gamma y Terapia Radiante Cumbres, cuentan con la certificación en calidad Norma IRAM | ISO 9001.2008.
Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).