El Plasma Rico en Plaquetas (PRP) es una técnica novedosa que se utiliza para tratamiento de endometrios “refractarios” o también conocidos como “endometrios finos” antes de la transferencia de embriones, o sea, para aquellos que no alcanzan el grosor necesario en un procedimiento de fertilización asistida de alta complejidad. Otra indicación es para las fallas repetidas de implantación.

Tiene un efecto antiinflamatorio, incrementando la receptividad del endometrio para acoger el embrión y un efecto regenerativo, ayudando a aumentar el grosor del tejido endometrial y generar un ambiente biológico propicio para que el embrión se implante.

Técnica

Se realiza una extracción de sangre a la paciente y luego es procesada mediante centrifugación.

Una vez procesada la sangre se obtienen proteínas y factores de crecimiento con actividad biológica que aceleran la regeneración de los tejidos. Este efecto regenerativo celular se obtiene por los factores de crecimiento de las plaquetas, el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), factor de crecimiento de fibroblastos (FGF), factor de crecimiento derivado de plaquetas (PDGF), factor de crecimiento transformante beta (TGF-B), factor de crecimiento epidérmico (EGF), factor de crecimiento similar a la insulina (IGF-I) entre otros. 

El plasma rico en plaquetas se aplica directamente en el endometrio. Las inoculaciones se realizan durante la preparación endometrial para la transferencia embrionaria. Se administra mediante una cánula de inseminación intrauterina a través del cuello uterino en el consultorio. Es una práctica sencilla y no dolorosa.  A veces son necesarias varias inoculaciones con intervalos de 48-72 horas durante la misma preparación endometrial.