Blog de Salud

Manifestaciones Cutáneas de Tratamientos Oncológicos
Martes 07 de junio de 2016

Manifestaciones Cutáneas de Tratamientos Oncológicos

Hace unas semanas desarrollamos algunas alteraciones dermatológicas que pueden aparecer durante los tratamientos oncológicos. Te brindamos la segunda parte de esta nota de la Dra. María Alicia Savoré, Jefa del Servicio de Dermatología de Grupo Gamma, quien nos explica cómo asistir a cada una de estas manifestaciones.


Erupciones Acneiformes: que semejan al acné pero sin la presencia de comedones (puntos negros). Pueden presentar diferentes grados y a veces se acompañan de prurito. Se recomienda consultar al dermatólogo quién indicará el tratamiento adecuado local y/u oral.

Reacciones por Fotosensibilidad: se manifiesta con eritema edema, descamación, ampollas, sensación de quemazón y prurito, pudiendo aparecer dentro de las 24 horas de la exposición al sol, localizándose en zonas fotoexpuestas como cara, zona de escote, cuello, antebrazos, dorso de manos, pies, etc.

Manejo de las lesiones:

Tatuaje por radioterapia: se realiza para delimitar bien el área a tratar, evitando irradiación en zonas sanas. Se marca la piel a manera de tatuaje con tinta permanente y una vez terminado el tratamiento se podrá eliminar con láser.

“Evitar la exposición solar previo, durante y post tratamiento. Usar siempre protectores solares con factor 50 (…)”

Radiodermitis: es el conjunto de manifestaciones cutáneas que aparecen tras la exposición a la radioterapia. Dichos cambios dependerán de la dosis administrada, de la profundidad de penetración de la radiación y de la sensibilidad individual. Se pueden manifestar en forma “aguda” (dentro de los 90 días de recibida la radiación) con eritema, edema, descamación, vesículas, erosiones o úlceras que pueden infectarse, acompañadas de prurito. O en forma “crónica” (meses a años posteriores al tratamiento) con cambios en la pigmentación, dilataciones vasculares (telangiectasias), atrofia de piel, cambios en la textura cutánea (piel de naranja) y pérdida de anexos.

Manejo de las lesiones:

  • Evitar la exposición solar previo, durante y post tratamiento. Usar siempre protectores solares con factor 50.
  • Lavado con jabones neutros sin frotar.
  • Evitar el uso de antitranspirantes o de polvos previa a la sesión.
  • Evitar el contacto con collares, corbatas, corpiños, elásticos, prendas con materiales que sean irritantes al roce.
  • Hidratación continua de la piel.
  • Evitar depilación y tatuajes.
  • Seguimiento dermatológico dado que una piel irradiada está más predispuesta a desarrollar tumores cutáneos.

Afectación del Pelo

Una de las manifestaciones más traumáticas, especialmente para la mujer, es la alopecia o sea la pérdida del pelo. No siempre se presenta, ya que dependerá del tipo de drogas que se utilicen. Recordar que es de carácter reversible. Generalmente comienza a la segunda o tercera semana de iniciado el tratamiento y el pelo se recupera a los dos o tres meses después de finalizado, pudiéndose así mismo observarse durante el tratamiento un ligero crecimiento. El pelo nuevo tendrá al principio características diferentes en cuanto al color, textura, grosor, hasta normalizarse con el tiempo.

La alopecia podrá ser “total” incluyendo pelos de cuero cabelludo, cejas, pestañas, vello púbico y vello en general o “parcial” la cual será lenta pero continua, con debilitamiento del cabello, pérdida del brillo y baja densidad pilosa.

“Evitar decoloraciones, reflejos, tinturas, alisados, rizados, bandas elásticas, masajes capilares, brushing, planchitas y ruleros(…)”

En caso de radioterapia, se produce alopecia pero sólo en la zona tratada y podrá ser permanente o temporal en función de la dosis administrada.

Manejo de la alopecia total:

  • Lo ideal es cortarse el pelo antes de que comience la caída para disminuir el impacto psicológico.
  • Evaluar la posibilidad del uso de pelucas, de pelo natural o sintético, pero evitando el uso de pegamentos en el cuero cabelludo para no irritarlo.
  • Otras opciones serán pañuelos de algodón, turbantes o sombreros según la comodidad de cada paciente en particular.
  • Dejar el cuero cabelludo al descubierto, por lo menos 6 horas diarias.
  • Cuidar la piel del cuero cabelludo con shampoo neutro, agua templada, protectores solares y también de los cambios climáticos con gorros o sombreros.

Manejo de la alopecia parcial:

  • Shampoo neutro, agua templada.
  • Secado suave sin frotar, evitando el secador muy caliente.
  • Usar cremas reestructurantes con protección solar.
  • Evitar decoloraciones, reflejos, tinturas, alisados, rizados, bandas elásticas, masajes capilares y todo aquello que origine una tracción del pelo como brushing, planchitas y ruleros.
  • En el caso de pestañas, no colocar postizas porque el pegamento podría irritar la piel; se puede disimular con un trazo de maquillaje hipoalergénico al ras del párpado.
  • Cejas, no realizar micropigmentación, se dibujarán con maquillaje.
  • La depilación se realizará con máquina eléctrica, para evitar heridas o irritaciones con productos depilatorios, después de la ducha y con la piel bien hidratada.

Afectación de uñas

En las uñas podemos encontrar cambios en la coloración, estrías horizontales y longitudinales, fragilidad, adelgazamiento o engrosamiento de la placa ungueal, uñas rugosas, ásperas, despulidas, detención del crecimiento o disminución en la velocidad de crecimiento, desprendimiento del lecho ungueal, uñas encarnadas, infecciones micóticas y bacterianas que pueden extenderse a los tejidos blandos que rodean las uñas, etc.

Manejo de las lesiones:

  • Corte prolijo de las uñas con tijeras y tratar de mantenerlas cortas.
  • Uso de guantes para tareas domésticas o de jardinería.
  • Hidratación de la tabla ungueal con cremas o lacas.
  • Esmaltes y quitaesmaltes hipoalergénicos.
  • No se deben usar uñas postizas o esculpidas.
  • No se debe retirar la cutícula para evitar posibles puertas de entradas a agentes infecciosos.
  • Consultar con el dermatólogo ante la posibilidad de procesos infecciosos.
  • Recordar que las uñas pueden tardar muchos meses hasta su recuperación una vez finalizada la quimioterapia.

Aunque la mayoría de las manifestaciones cutáneas son inevitables, es importante consultar al dermatólogo desde el inicio del tratamiento, durante y tras finalizado el mismo para mejorar la calidad de vida del paciente y obtener consejos en el cuidado de la piel y sus anexos, lo cual tranquilizará y aumentará su autoestima.

Compartí

  • -
  • -

Deja un comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).