Es un procedimiento estándar en nuestro centro, y que emplea alta tecnología.

Se basa en el uso de imágenes digitales obtenidas del tomógrafo, que son luego transportadas a un software planificador 3D computarizado. Allí se desarrolla un plan terapéutico adaptado a cada paciente, mediante una selección de los volúmenes de interés terapéutico.

Esto permite entregar una dosis elevada en el tumor, y la menor dosis posible dentro del rango de tolerancia de tejidos normales a órganos periféricos. 

El tratamiento se efectúa en un Acelerador Lineal con colimador multilaminar (MLC) que se adapta a las formas de los diferentes campos de irradiación resultantes del plan, asegurando un excelente resultado en el control tumoral y bajos niveles de toxicidad, y una adecuada tolerancia y calidad de vida del paciente.