Hasta ahora, la congelación de pre-embriones (óvulos ya fecundados y desarrollados) ofrecía muy buenos resultados, así como la congelación de espermatozoides, pero no ocurría lo mismo con los óvulos en los cuales no habían sido exitosos los intentos de congelación.

La importancia de la vitrificación de los óvulos reside en las excelentes posibilidades de recuperarlos luego de su congelación.

Esta nueva metodología brinda la opción de criopreservar con seguridad los ovocitos tambien en  mujeres que por diferentes causas, como avance de su edad, tratamientos oncológicos o deseos de posponer su fertilidad quieran resguardar su capacidad reproductiva.