Indicada en patologías benignas, se utiliza generalmente en localizaciones osteoarticulares y relacionadas a procesos inflamatorios recurrentes a otros métodos y que generan síntomas persistentes de dolor e impotencia funcional, dependiendo del grado de la afección.

Se emplean dosis bajas (diferentes a las empleadas en oncología), y gracias a la tecnología disponible actualmente, el tratamiento se efectúa en un Acelerador Lineal Dual con energías variables de fotones y electrones que nos permite seleccionar la energía ideal según la profundidad que queremos alcanzar (habitualmente electrones), asegurando una distribución uniforme de la dosis sin generar efectos dérmicos secuelares.