Es un procedimiento robotizado, sofisticado y de gran tecnología, que permite administrar altas dosis radiactivas en el tumor, en pocas fracciones y cuidando la dosis radiobiológica en los tejidos nobles periféricos.

Se la emplea habitualmente en forma complementaria a radioterapia externa en tumores endocavitarios ginecológicos, y también tiene indicación en otros sitios tumorales como ser traquea/bronquios, esófago, recto, entre otros, y puede considerarse en situaciones específicas de lesiones intersticiales.

El método considera la colocación médica de un dispositivo de retrocarga dentro de la cavidad seleccionada, bajo normas de esterilidad. Posteriormente se conecta un catéter entre el aplicador y el Flexitrón, que luego, mediante control computarizado y de acuerdo a la dosimetría resultante de la planificación post control radiológico del procedimiento y chequeo posicional, permitirá el desplazamiento robótico de la mini fuente de Iridium 192, que se irá posicionando puntualmente de acuerdo a la indicación, generando la curva dosimétrica ideal y pre-establecida.

 

Ventajas

Aventaja a la braquiterapia convencional de baja tasa de dosis en que es un método ambulatorio, no requiere de quirófano ni de internación, es bien tolerada y evita exposición al personal médico y paramédico interviniente.

Es automática y diferida.

 

Preparación

  • Se realiza en el mismo centro en donde el paciente recibe teleterapia, no requiere traslados.
  • No necesita internación ni aislamiento prolongado del paciente; puede realizarse en forma ambulatoria
  • Es rápido. Aproximadamente en 30 minutos puede aplicarse la dosis correspondiente
  • Es no invasivo en aplicaciones superficiales y mínimamente invasivo en la modalidad intracavitaria.
  • En algunos casos solamente requiere una leve sedación previa del paciente.
  • Para algunas localizaciones tumorales es el único tratamiento eficaz posible.