Blog de Salud

Trastornos de aprendizaje en la escuela: ¿Cómo se manifiestan?
Lunes 03 de abril de 2017

Trastornos de aprendizaje en la escuela: ¿Cómo se manifiestan?

Compartí


El tránsito por la escuela no es gratuito para niños y adolescente. Entender los tiempos y exigencias que ésta supone puede resultar traumático. Las Psicólogas Daniela Moro, Julieta Nadalin y Romina Tion del Servicio de Psiquiatría y Psicología de Grupo Gamma, explican de qué se tratan estos trastornos.


Los psicólogos especializados en la clínica de niños reciben cada comienzo de año (principalmente una vez ya iniciado el ciclo escolar y más próximo a la fecha de entrega de libretas) un gran número de consultas relacionadas con posibles diagnósticos de Trastornos por Déficit de Atención (TDA o TDAH).

Los motivos de dicha demanda son varios, aunque generalmente se encuentran asociados con un conjunto más o menos específico de comportamientos, cuya manifestación se vuelve significativa dentro del contexto escolar.

La escuela, al tratarse de un ambiente social (extra-familiar) con condiciones y tiempos preestablecidos se convierte en el escenario principal donde conductas que antes pasaban desapercibidas adquieren notoriedad.

Emergen así diversas frases o modos de nombrar estos comportamientos, como ser: “no presta atención”, “vive en las nubes”, “no escucha cuando le hablan”, “comienza las tareas pero no finaliza ninguna”, “no respeta los turnos”, “es molesto con sus compañeros”, “los cuadernos están incompletos”, “se niega a realizar las actividades”, etc.  Todo lo cual viene a reflejar que el niño no logró hacer el click esperado y que el proceso de escolarización está naufragando.

¿Qué es el Trastorno por Déficit de Atención?

Considerado un trastorno del aprendizaje, por que repercute fuertemente en el aula, el Trastorno por Déficit de Atención (con o sin Hiperactividad) afecta a numerosos chicos y puede poner en riesgo tanto su escolaridad como su vida afectiva y social.

Se trata de un síndrome conductual con bases neurobiológicas y un fuerte componente genético caracterizado por distracción moderada a severa, períodos de atención breve, inquietud motora, inestabilidad emocional y conductas impulsivas.

Los comportamientos derivados del TDA se encuentran en todos los niños, la diferencia radica en la intensidad y la frecuencia con la que se presentan. Por esta razón una consulta a tiempo y con el profesional idóneo permite desplegar las intervenciones terapéuticas y de sostén necesarias para ayudar al niño en su proceso de maduración (cognitiva, emocional, psíquica y social).

¿Cómo puede manifestarse el TDA en la escuela?

Este trastorno se manifiesta a partir de tres síntomas principales:

  1. Déficit de atención: parece que el niño no escucha; no siguen las instrucciones o pasos de un plan; no termina las actividades; pasa de una actividad a otra; le cuesta organizar las tareas; pierden sus objetos; evitan actividades que impliquen un esfuerzo mental; etc.
  2. Hiperactividad: necesita cambiar de actividad continuamente; no puede quedarse quieto en su asiento; corren, saltan, trepan en situaciones inapropiadas; pueden tener dificultades en la coordinación motora; tienden a tener muchas caídas, golpes o accidentes; etc.
  3. Impulsividad: interrumpen las conversaciones; dan respuestas antes de tiempo o sin escuchar la pregunta; actúan sin pensar ni mediar las consecuencias de sus actos; no pueden esperar que llegue su turno; etc.

¿Qué pueden hacer los padres para ayudar a sus hijos con este diagnóstico?

El médico que realiza el diagnóstico indicará a los padres cómo ayudar a su hijo.

La labor de los padres es fundamental en el desarrollo del niño, constituyendo el factor protector más importante para reducir el impacto del Trastorno por Déficit de Atención.

Por ello es fundamental que puedan aplicar diferentes estrategias orientadas a  ayudar y facilitar en el niño el aprendizaje de conductas que le permitan regularse y automonitorearse.

Las mismas pueden estar orientadas a:

  •  Estructurar el ambiente, planificando hábitos y rutinas;
  •  Externalizando la información que se brinda a los niños, mediante la Incorporación de carteles, fotos, relojes, señales acústicas, etc. (información externa clara y concisa);
  •  Facilitando la internalización de los procesos, mediante una guía externa de la conducta, por ejemplo: pensar en voz alta, desarrollar autoinstrucciones para trabajar con la imaginación (pasado y futuro).
  •  Hablar con los maestros para acordar los modos de proceder tanto en un ambiente como otro (escuela y hogar), realizar y recibir sugerencias.

Al apoyar a su hijo, usted ayuda a todos los miembros de la familia, no solo a su hijo.

Mitos en torno al diagnóstico: lo que NO forma parte del TDA.

  •  NO causan el Trastorno por Déficit de Atención: una mala crianza (aunque sí empeoran los síntomas del trastorno o generan otros síntomas conductuales en el niño como resultado de los vínculos deficientes); ni la ingesta de demasiada azúcar ni la falta de la misma; alergias; la falta de vitaminas; luces fluorescentes; ver demasiada televisión o los videos juegos.
  •  NO es una enfermedad mental, es un trastorno del neurodesarrollo y está vinculado al funcionamiento del sistema nervioso. Se encuentra relacionado con una falta de balance en la producción cerebral de ciertos neurotransmisores (dopamina y noradrenalina).
  •  NO se le va a pasar con el tiempo, es una condición crónica. El niño necesita de ayuda especializada. El médico que realice el diagnostico decidirá cuales son las intervenciones adecuadas para ese niño en particular (si requiere o no de medicación, entre otros puntos).
  •  NO todo chico con inquietud o distracción tiene un Trastorno por Déficit de Atención y NO todos los chicos con este diagnóstico necesitan medicación. Lo ideal es el tratamiento interdisciplinario e integral. Trabajo familiar, por un lado, y por otro, y fundamental, el apoyo escolar, no sólo para el chico, sino también para los maestros. En última instancia, y sólo si lo necesita, la pastilla.
  •  NO es un diagnóstico exclusivo de los niños. Muchos adultos tienen Trastorno por Déficit de Atención y no lo saben. Al igual que en los niños y adolescentes, este trastorno puede dificultarles la vida (encontrando dificultades para organizarse, conservar empleos, llegar a tiempo, establecer vínculos personales, etc.).

Para algunos adultos descubrir que tienen este trastorno puede representar un alivio, porque les permite conectar muchas problemas del pasado y comprender que pueden mejorar (con la ayuda y tratamiento adecuado).

Si es adulto y cree tener síntomas del Trastorno por Déficit de Atención (con o sin Hiperactividad), llame a su médico.

Compartí

  • -
  • -

Deja un comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Nuestra unidades prestacionales Sanatorio Los Arroyos, Instituto Gamma y Terapia Radiante Cumbres, cuentan con la certificación en calidad Norma IRAM | ISO 9001.2008.
Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).