Blog de Salud

¿Cómo transitar las fiestas en sobriedad?
Jueves 29 de Diciembre de 2016

¿Cómo transitar las fiestas en sobriedad?


Algunos consejos para continuar con la recuperación y vivir en libertad. El Dr. Juan Pedro Sapène, de la Especialidad Tratamiento de las Adicciones de Grupo Gamma, nos ayuda a evitar recaídas en estas épocas de fiestas.


Prevenir recaídas: Un plan para proteger lo que lograste con la sobriedad durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Las fiestas pueden ser un tiempo de felicidad, pero para las personas que están en recuperación de la adicción al alcohol, drogas y otras conductas, puede ser un período del año especialmente complejo. El tener muy altas expectativas, el comprometerte con muchas personas y situaciones, la fatiga y el estrés de la finalización del año, te pueden llevar a tener vaivenes emocionales. Por otro lado, si decidís pasar las fiestas en otra localidad, lejos de tu red de apoyo y de las rutinas del trabajo de recuperación la sensación de aislamiento puede incrementarse. Las navidades y fines de año pasados, asociados al estilo de vida adictivo que antes tenías pueden comprometer la recuperación. Las buenas noticias son que existen un conjunto de maneras de prepararte para este periodo del año y de darte el regalo más importante para vos y tu familia: un estilo de vida fuera de la frecuencia de la adicción.

  1. Planificá tu red de apoyo con tiempo.

Recordá que prevenir dificultades es súper importante en esta área. Prepará un plan de apoyo para proteger la sobriedad frente a las fiestas, el trabajo o las actividades de fin de año. Esto puede significar:

  • Participar de un mayor número de reuniones con terapeutas y compañeros.
  • Aumentar la frecuencia de sesiones de terapia individual.
  • Estar en mayor contacto con amigos que te puedan dar apoyo.
  • Estar seguro de poder dejar en el momento en que vos lo consideres, una reunión que se está “yendo de caja”.

En relación a esto, tratá de tener tu propio medio de transporte para no ser dependiente de otros en la vuelta a casa. También incluimos programar llamadas telefónicas antes y al finalizar el encuentro con alguien en sobriedad, limitar el tiempo de actividades estresantes o de permanecer cerca de personas difíciles y siempre tener un plan de escape. Recordá que la prevención de recaídas se relaciona con planificar. Planificar la recuperación es algo que tenés que hacer para no recaer.

  1. Recordá que la soledad y la tristeza van y vienen.

En las fiestas nos encontramos con emociones muy importantes en cuanto recordamos las fiestas pasadas con seres queridos que ya no están. Es bueno evocar todo lo bueno que esas personas significaban para nosotros ahora que ya no están. En parte, eso es lo que tal vez haga de esta época algo tan especial y sagrado. La soledad y la tristeza son emociones que podemos modificar. Si compartimos cómo nos sentimos con personas que queremos, comprobamos que esas emociones se van. Si nos conectamos con nuestros compañeros de recuperación, vamos a la iglesia, templo, sinagoga, o a una reunión de grupo de recuperación, el contacto humano que experimentamos tendrá la capacidad de aliviar el dolor y encontraremos los vínculos humanos que necesitamos.

“Recordá que la prevención de recaídas se relaciona con planificar la recuperación (…)”

  1. Elegí no estar solo/a.

Las fiestas y vacaciones son un tiempo propicio para estar junto a otros. Cualquier pensamiento que tengas que te lleve a estar sólo en las fiestas, ¡cámbialo!! Si no tenés familia para permanecer con ella, elegí estar con amigos. Si sentís que no tenés amigos, entonces ayudá en una iglesia u otra organización que sirva alimentos en las fiestas. Allí vas a encontrar compasión, afecto y contacto humano. Recordá que eso es lo que contribuye a la solución de la adicción.

  1. Recordá la complejidad emocional de “las fiestas”.

Hablá con un amigo, compañero de grupo o terapeuta sobre las emociones y expectativas que podés haber tenido en este período del año. Llamamos a esto “cálculo de realidad.” Las fiestas no serán de la manera en que eran cuando tenías seis años de edad. Muchas personas de tu entorno estarán cansadas, con estrés, tal vez con depresión o ansiedad, en la medida en que viejos problemas o situaciones de fiestas pasadas puedan reaparecer. Pensá y tené esto presente: el tener conciencia de esto te va a ayudar a bajar tus expectativas, aceptar la realidad y perdonarte a vos mismo y a los otros. Podemos pensar así: “¿Cuál es la próxima acción correcta que tengo que hacer en esta situación?

  1. Tené presente lo que estás tomando y no te dejes llevar por racionalizaciones.

En reuniones sociales, generalmente, es útil tener siempre algo que tomar en tu mano así las personas no están todo el tiempo ofreciéndote algo que tomar. ¡Sé activo! Llevá tu propia bebida, o si le pedís a alguien que te traiga algo de tomar, él o ella pueden no recordar o no saber tu situación trayéndote una bebida con alcohol. Si accidentalmente tomás algo con alcohol, eso no significa que vayas a recaer, pero debés estar atento a los pensamientos que podrían aparecer: “Bueno, a lo mejor lo puedo controlar. Tal vez mi período de sobriedad me enseñó cómo controlar la bebida.” No es una buena idea. Contale a alguien que te pueda ayudar en recuperación lo antes posible. Un error no es una recaída, pero puede llevar a una si no pedís ayuda.

  1. Evitá situaciones de vulnerabilidad.

Si sabés que tu tía va a criticar los pantalones y zapatos que llevás, mejor evitala. Si tu cuñado te intenta dar una copa de algo, permanecé lejos de él. Si sabés que la reunión de fin de año del trabajo va a estar llena de alcohol o drogas, hacé una pequeña aparición o no vayas. No es realista decir “Me voy a probar que puedo”, porque lo cierto es que no tenés ese poder. Si estás en un ambiente dónde hay alcohol o drogas, podes llegar a consumir si no haces lo que tenés que hacer. No hagas un test de control, no tenés que probarte nada.

  1. Acordate de tu propio bienestar.

Celebrá estas fiestas dándote tiempo para vos mismo. La nutrición adecuada y la actividad física son muy importantes. Cuanto mejor te sientas físicamente, mejor estarás emocionalmente. Proponete comer alimentos saludables, inclusive en la cena navideña. No desatiendas tu espiritualidad. Las fiestas son un tiempo para la reflexión y la conexión con las personas que querés. Es crítico el disponer de algo de tiempo cada día para relajarnos, meditar o rezar, no importa cuán ocupado estés.

  1. Reconocé y controlá a tu “saboteador interno”

Todos tenemos dentro nuestro una voz que nos impulsa a veces a sabotear nuestros esfuerzos. Tus pensamientos pueden llevarte a no cumplir con los compromisos de sobriedad que te has hecho para estas fiestas. Precisás estar atento y consciente de los pensamientos que te perjudican. Perderán poder en la medida que seas consciente de ellos.

“Es crítico el disponer de algo de tiempo cada día para relajarnos, meditar o rezar, no importa cuán ocupado estés (…)”

  1. No hace falta ser alguien especial o adaptarte a una situación determinada, vos “encajás” perfectamente en vos mismo.

Resistí la tentación de caer en viejos problemas con tu familia o amigos que ya no le sirven a la persona en la que te has transformado. De la misma manera, tenemos que resistirnos a buscar aprobación en las personas con las que hemos crecido. Con frecuencia, estas personas se van a resentir o no podrán ver esto de la misma forma a cómo ves las cosas hoy. Esto puede llevar a algún resentimiento, pero lo importante es respetar estos aspectos que te mantienen en sobriedad.

  1. Participá con una actitud de servicio.

En estas fiestas intentá ayudar a otros. Podés intervenir con una buena acción dentro de tu familia. Los podés ayudar a cocinar, a ordenar y limpiar platos y cubiertos tras la celebración. Dentro de lo que puedas, mostrá una presencia adecuada en todo lo que hagas. Preguntales cómo les va y practicá el ser una persona que escuche. Pronto encontrarás satisfacción en la libertad de no querer o necesitar nada.

Recordá…

  • Permanecé en tu camino de recuperación.
  • Pedí ayuda si lo necesitás.

Nunca desesperes porque siempre hay una salida frente a cada problema.

Compartí

  • -
  • -

Deja un comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).