Blog de Salud

Cirugía Intestinal y Colorrectal
Viernes 09 de diciembre de 2016

Cirugía Intestinal y Colorrectal


¿Por qué la videolaparoscopía se ha consolidado como primera opción quirúrgica? El Dr. Fernando Francisquelo, del Servicio de Coloproctología de Grupo Gamma, nos responde esta pregunta.


La cirugía de intestino delgado, de colon y de recto ha sufrido un cambio en los últimos años gracias al advenimiento de la cirugía videolaparoscópica.

Desde la aparición de la cirugía general para resolver patologías que asientan sobre estos órganos, la cirugía convencional en la cual se debe realizar una apertura de la cavidad abdominal extensa para poder realizar el tratamiento correspondiente conlleva un mayor número de complicaciones y riesgos que, luego de la aparición de la técnica videolaparoscópica, han disminuido y hasta desaparecido en algunos casos.

Desde los inicios de la medicina como ciencia, la única opción que existía para tratar las enfermedades quirúrgicas, era poder realizar la apertura de la cavidad abdominal, generando una brecha por la cual introducir las manos operadoras, para así poder visualizar los diferentes órganos y las diferentes patologías intraabdominales. Trabajar entre 2, 3 o hasta 4 cirujanos requiere espacio. Realizar maniobras quirúrgicas, requiere espacio. A esta apertura de la cavidad abdominal la conocemos como laparotomía.

La laparotomía es una maniobra que durante el postoperatorio genera dolor intenso según el tamaño de la misma, lo que posteriormente generará la necesidad de realizar reposos prolongados, internaciones largas, presenta además mayor sangrado y pérdida de sangre, provocando que el postoperatorio sea de evolución más lenta, con disminución de las proteínas, de la fuerza e inevitablemente la inmunodepresión del paciente. Existen también mayores riesgos de complicaciones tempranas y tardías, como el íleo postoperatorio (cuadro caracterizado por la parálisis del intestino delgado) lo que conlleva una alimentación tardía y colocación de sondas nasogástricas. Entre otras complicaciones, existe también el riesgo de evisceración (apertura temprana de la herida con la salida de las asas intestinales hacia el exterior) ó eventración (hernia provocada por acto quirúrgico). Muchas de estas complicaciones generarán la necesidad de someter al paciente de forma inmediata o mediata a otra cirugía.

“Hoy, con los avances de la técnica y la mayor especialización de los cirujanos coloproctológicos se utiliza como primera opción también en las enfermedades del recto (…)”

La cirugía laparoscópica, en cambio, es una cirugía en la cual por medio de muy pequeñas heridas de 5 mm, en número de 3 a 5, se introduce una cámara que se convertirá en nuestros ojos y por los otros orificios se introducen las pinzas que se convertirán en nuestras manos. Así se generará la posibilidad de trabajar sin realizar la laparotomía, evitando así sus complicaciones. Es fundamental la capacidad técnica con la que cuente el cirujano que realizará dicha práctica quirúrgica y su equipo de trabajo.

En principio, la técnica laparoscópica se introdujo en el tratamiento de las patologías de vesícula (litiasis o cálculos biliares), para luego generalizarse al resto de las enfermedades abdominales, siendo la técnica muy útil y eficaz para los problemas de este sistema. Inicialmente se estudiaron los beneficios en las patológicas del intestino grueso con numerosos estudios científicos alrededor de todo el mundo sin dejar lugar a discusión alguna. Hoy, con los avances de la técnica y la mayor especialización de los cirujanos coloproctológicos se utiliza como primera opción también en las enfermedades del recto (última porción del sistema digestivo), generando beneficios tales como evitar las colostomías o ano contranatural en muchas ocasiones, entre otras ventajas.

Los mayores costos por instrumental e insumos vinculados a la técnica son ampliamente recuperados por el ahorro de días de internación, menor cantidad de complicaciones, el menor requerimiento de transfusiones y medicamentos para tratamiento de dolor postquirúrgico, etc.

Es por todo ello que la técnica videolaparoscópica es actualmente la vía de abordaje de elección para la cirugía colorrectal. Si surgen dudas, recomendamos solicitar un turno con nuestros profesionales del Servicio de Coloproctología.

Compartí

  • -
  • -

Deja un comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Nuestra unidades prestacionales Sanatorio Los Arroyos, Instituto Gamma y Terapia Radiante Cumbres, cuentan con la certificación en calidad Norma IRAM | ISO 9001.2008.
Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).