Blog de Salud

Adicciones: Vergüenza, la peor enemiga
Jueves 16 de abril de 2015

Adicciones: Vergüenza, la peor enemiga

Generalmente se habla de las adicciones por lo bajo y en secreto, no reconociendo la enfermedad sino intentando ocultarla. El Dr. Juan Pedro Sapène,  integrante del Servicio de Psicología y Psiquiatría de Grupo Gamma y especialista en el Tratamiento Integral de las Adicciones de nuestro Centro de Neurociencias Los Manantiales, nos acompaña en el camino de la recuperación y ayuda a dar el primer paso: superar la vergüenza.


Creo que la vergüenza, en relación a la enfermedad de la adicción, es una de las cuestiones que hacen la recuperación más problemática. Muchas personas acuerdan que la vergüenza es la peor enemiga de la recuperación. Pero veamos esto con un poco más de detenimiento.

La vergüenza puede ser definida como la emoción dolorosa que experimentamos cuando nos hacemos responsables por algo inadecuado o impropio. La clasificamos como una emoción o estado mental. Nadie quiere despertar una mañana y decir que tiene un problema con el alcohol,  las drogas o elije una carrera tan destructiva porque le parece la mejor opción  para su vida. De hecho el aspecto más vergonzoso y que dificulta admitir la enfermedad, es considerarse un adicto. 

Inicialmente, la vergüenza puede ser beneficiosa porque lleva a la persona a tener mayor conciencia sobre lo sucedido impulsándola hacia el cambio sostenido. El problema surge cuando quien experimenta vergüenza identifica esta emoción como algo relacionado a lo que es. Puede llevar a las personas a:

  • sentir depresión,
  • baja autoestima,  y
  • desarrollar tendencia al aislamiento.

Frecuentemente, las personas que están contemplando comenzar algún tipo de tratamiento dudan en hacerlo porque “no consumo todos los días” o “no estoy tan mal como otros amigos”. Esto significa que el problema no es tal o no es tan serio o complejo. Y es que la vergüenza está detrás de este tipo de maneras de pensar.

Así como no culpamos o nos avergonzamos de tener  hipertensión arterial y hacer tratamiento para ello, en el caso de las adicciones siempre existen la auto inculpación y el auto desprecio por haber tenido la enfermedad en primer lugar. He escuchado frases similares a  “como me pasa esto a mí, no soy como los otros que consumen” o “yo soy inteligente, no sé cómo me complico tanto”, y siempre me sorprendo. Como cuando, tras haber explicado que la enfermedad no se elige y simplemente sucede, vuelve la vergüenza “pero yo tendría que manejarlo”.

La adicción no tiene que ver con una elección que se realiza y continúa haciéndose libremente. Al comienzo, cualquier persona puede probar una droga determinada para luego no poder decidir sobre el desarrollo de la enfermedad adictiva. Ya no puede elegir responsablemente no consumir, la enfermedad está activa. Es como si le pidiéramos a alguien que tiene artritis que no active su enfermedad cuando tiene una tendencia biológica  a hacerlo.

“La adicción no tiene que ver con una elección que se realiza y continúa haciéndose libremente”

Con el paso del tiempo la vergüenza va diluyéndose en muchas personas. Dejan de  sentir que quien tiene este problema es defectuoso o  no toma buenas decisiones, entre otras consideraciones.  Existe una vivencia de este problema como algo que se padeció y ahora se ha transformado en una situación manejable.

Para muchos esa etapa es una gran oportunidad para volver a sentir que la vida se sigue construyendo hacia etapas más avanzadas. En esta fase del proceso muchas personas se consideran a sí mismas “personas en recuperación sostenida” y no pacientes con la enfermedad de la adicción en actividad.

La primera  decisión es comenzar un tratamiento con compromiso, permitiendo que pase el tiempo. El necesario para que los cambios se vayan asentando, progresivamente, logrando  la construcción de una identidad distinta.  Y dejar que la vergüenza se ocupe de sí misma.

Compartí

  • -
  • -
3 comentarios
  1. Ana Maria Benz dijo:

    Muchas gracias al Dr. juan Pedro Sapene! De flia. Buelga

  2. Pingback ¿Podemos realmente controlar una adicción? | Grupo Gamma

  3. Pingback ¿Cómo es el tratamiento para superar una adicción? | Grupo Gamma

Deja un comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Nuestra unidades prestacionales Sanatorio Los Arroyos, Instituto Gamma y Terapia Radiante Cumbres, cuentan con la certificación en calidad Norma IRAM | ISO 9001.2008.
Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).