Blog de Salud

Síndrome de piernas inquietas
Martes 01 de abril de 2014

Síndrome de piernas inquietas

El síndrome de piernas inquietas (SPI) es un trastorno sensitivo motor caracterizado predominantemente por el ansia de movimiento o la inquietud provocados por el reposo y aliviados por el movimiento; el ansia de movimiento y la inquietud se incrementan durante las últimas horas de la tarde o noche.

El síndrome de piernas inquietas es un trastorno frecuente y complejo con múltiples determinantes genéticos y ambientales.

Un denominador común unificador puede ser la deficiencia de hierro en neuronas cerebrales de carácter crítico localizadas a nivel de la sustancia nigra y el cuerpo estriado.

La causa del síndrome de piernas cansadas sigue siendo desconocida. Un hallazgo llamativo ha sido la respuesta casi universal de los pacientes con tratamiento con agentes dopaminérgicos. Los medicamentos que antagonizan la función de la dopamina también pueden desenmascarar los síntomas. Varios estudios apoyan la posibilidad que la deficiencia cerebral de hierro en áreas críticas influya en la función de la dopamina. La tirosina hidroxilasa, enzima limitante en la síntesis de dopamina utiliza el hierro como cofactor. No hay pruebas de la existencia de fenómenos neurodegenerativos.

 

Factores de riesgo
  • Factores demográficos y relacionados al estilo de vida
  • Edad avanzada
  • Sexo femenino
  • Antecedentes familiares (inicio temprano)
  • Residencia en altitudes elevadas
  • Tabaquismo, consumo de cafeína y alcohol
  • Sedentarismo

 

Factores médicos, quirúrgicos, neurológicos y otros

Médicos

  • Insuficiencia renal
  • Diabetes melitus
  • Deficiencia de hierro y anemia
  • Artritis reumatoide
  • Deficiencia de magnesio y vitamina B12
  • Hipotiroidimo
  • Insuficiencia cardíaca

Quirúrgicos

  • Resección gástrica
  • Trasplante pulmonar

Neurológicos

  • Polineuropatías y radiculopatías
  • Enfermedad de Parkinson
  • Esclerosis múltiple
  • Ataxia espinocerebelosa (SCA 3 o enfermedad de Machado Joseph)

Otros

  • Embarazo
  • Donaciones de sangre
  • Medicamentos (bloqueadores de la dopamina como neurolépticos, antieméticos, metoclopramida, antidepresivos tricíclicos, inhibidores de la recaptación de la serotonina y noradrenalina, litio, antihistamínicos de acción central, antagonistas del calcio, hipolipemiantes, AINEs)

El síndrome fue descrito inicialmente en 1945, con detalle, por Karl Ekbom, un neurólogo sueco que propuso el nombre de este trastorno y que definió sus características clínicas. A lo largo del último decenio ha tenido un consenso para determinar sus características clínicas más importantes que incluyen:

1. Necesidad imperiosa de moverse, causada generalmente o asociada a la aparición de sensaciones desagradables en las piernas

2. Aparición de los síntomas en situaciones de reposo

3. Alivio de los síntomas con la actividad física (por ej. caminar o estirar los miembros) por lo menos mientras se mantiene la actividad

4. Existencia de un patrón circadiano con respecto a los síntomas con un empeoramiento de los mismos a última hora de la tarde o noche

El síndrome de piernas inquietas es causa de insomnio de conciliación ya que el “pico de inquietud” de las piernas ocurre cerca de la medianoche para luego descender.

Los movimientos periódicos de las extremidades que se asocian frecuentemente al síndrome de piernas cansadas pueden condicionar insomnio de mantenimiento, fragmentación del sueño nocturno y somnolencia diurna excesiva.

Características clínicas de apoyo al diagnóstico
  • Antecedentes familiares: la prevalencia de SPI en los familiares en primer grado de los pacientes es 3-5 veces mayor que en las personas que no sufren de SPI
  • Respuesta al tratamiento dopaminérgico: casi todas las personas con SPI muestran al menos una respuesta terapéutica positiva inicial a la administración de levodopa o de un agonista dopaminérgico, con dosis consideradas muy bajas en relación a las utilizadas en la enfermedad de Parkinson
  • Movimientos periódicos de los miembros (durante la vigilia o el sueño): los movimientos periódicos de los miembros (MPM) aparecen en al menos el 85% de las personas con SPI; sin embargo los MPM también son frecuentes en otros trastornos y en las personas de edad avanzada. Los MPM son movimientos repetitivosy estereotipados en extensión del hallux y que pueden ser acompañados de movimientos de flexión de la cadera, muslo y rodilla, denominado triple flexión.

Si bien el diagnóstico es clínico se pueden utilizar algunos estudios complementarios para una mejor caracterización del cuadro e investigación de situaciones comórbidas.

La Polisomnografía nocturna es de utilidad en pacientes con SPI refractarios al tratamiento, estos pacientes pueden tener movimientos periódicos de las piernas o trastornos respiratorios asociados al sueño.

Compartí

  • -
  • -
Un comentario
  1. Pingback Insuficiencia venosa de miembros inferiores: Nuevos tratamientos. | Grupo Gamma

Deja un comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).