Blog de Salud

Algo más que roncar en la noche
Miércoles 08 de mayo de 2013

Algo más que roncar en la noche

El síndrome de apnea durante el sueño (SAHS) es el más frecuente de los trastornos respiratorios que se producen durante el sueño, ya que afecta a alrededor del 4% de la población adulta mundial. Actualmente se denomina síndrome de apnea obstructiva de sueño (Obstructive Sleep Apnea Syndrome, OSAS en literatura anglosajona), síndrome de apneas obstructivas del sueño (SAOS), en español.

 

¿Cómo se pueden definir las apneas del sueño?

Es un trastorno del sueño que se debe a episodios repetidos de obstrucción de la vía aérea superior, que tienen lugar mientras la persona afectada duerme, debido a que la vía respiratoria se estrecha, se bloquea o se vuelve flexible. Este colapso se debe a la reducción (hipopnea) o bien a la detención completa (apnea) del flujo de aire hacia los pulmones. Produce una disminución de los niveles de oxígeno y un aumento del nivel de anhídrido carbónico en la sangre.

 

¿Cuánto tiempo duran los episodios?

La duración de las pausas puede variar entre unos pocos segundos a varios minutos, y normalmente se producen entre 5 y 30 veces por hora. La mayoría de las personas sufren breves episodios de apnea mientras duermen. Si las pausas ocurren entre 10 y 20 veces por hora, el trastorno se considera leve; si ocurre entre 20 y 30 veces por hora, moderado y si ocurren más de 30 veces por hora se clasifica como severo.

 

¿Existen factores que incrementen los riesgos de las apneas?

Pueden incrementar los riesgos a sufrir apneas del sueño un maxilar inferior que es más corto en comparación con el maxilar superior (retrognatismo). Las personas que tienen la campanilla y la lengua grandes, o el paladar blando y el maxilar o la mandíbula muy pequeños, o quienes sufren de obstrucción nasal que ofrece resistencia al paso del aire. Las personas obesas también. Además, dormir boca arriba puede aumentar los episodios de apnea del sueño.

 

¿Quiénes las sufren?

En mayor frecuencia los hombres, en una relación de tres a uno con las mujeres. Se debe a un factor hormonal protector en las mujeres, pero tras la menopausia se equipara la incidencia. Las personas con sobrepeso y obesidad son mucho más propensas a sufrirlo.

 

¿Cuáles son los síntomas?

Somnolencia excesiva durante el día por mala calidad del sueño, que afecta la capacidad intelectual y al rendimiento, y puede ser causa de accidentes laborales y de tránsito. También podemos observar dificultad de atención y concentración, depresión nerviosa y disminución de la libido. Además son frecuentes los cambios en el estado de ánimo, ansiedad, dolor de cabeza (sobre todo por la mañana) e irritabilidad.

 

¿Cómo se las diagnostica?

En la detección de la apnea obstructiva del sueño juega un papel fundamental la pareja del paciente, ya que el enfermo no siempre es consciente de la importancia del problema. Es el acompañante el que observa la existencia de un ronquido estrepitoso, movimientos corporales frecuentes y la observación de las detenciones en la respiración que terminan con un ronquido mayor de lo habitual. Para hacer un diagnóstico correcto se lleva a cabo un estudio de sueño, también llamado polisomnografía.

 

¿Cuáles son los tratamientos?

Depende del historial del paciente y de la gravedad que revista su caso. Primero se comienza con modificaciones del estilo de vida, lo que conlleva a evitar el consumo de alcohol y de medicamentos que relajen el sistema nervioso tales como sedantes. Llevar una dieta sana que permita bajar de peso. Dejar de fumar. También puede recomendarse el uso de almohadas especiales o mecanismos que impidan que el paciente duerma en decúbito supino (boca arriba). En cuanto a dispositivos que mantengan la vía aérea abierta, podemos encontrar aparatos orales o aparatos de presión positiva continua sobre la vía aérea. Además, también se pueden realizar procedimientos quirúrgicos que restauran la vía aérea y la amplían. Existen en el mercado aparatos de presión positiva sobre la vía aérea (CPAP): consiste en una máquina que expulsa aire a presión y que está conectada a un tubo con una mascarilla facial. Utiliza la presión del aire para empujar la lengua hacia adelante y abrir así la vía. Esta mascarilla suele tener un efecto rápido haciendo desaparecer los ronquidos nocturnos y la somnolencia durante el día.

 

¿Existen soluciones correctivas definitivas?

Desde hace mucho tiempo en Europa se recurre a la cirugía que se realiza sobre los maxilares, y pueden ser una alternativa para aquellas personas que no son capaces de adaptarse al tratamiento con CPAP o que tienen una mala adherencia a él. También, la cirugía es útil en pacientes que presentan claras alteraciones anatómicas. Se pueden realizar dos procedimientos, según las necesidades del paciente: si la mandíbula o el maxilar son de tamaño reducido puede optarse por el avance bimaxilar, que consiste en adelantar el maxilar y la mandíbula, así como la musculatura de la lengua insertada en la mandíbula y el hueso hioides. De esta forma se deja en la parte posterior suficiente espacio que evite la obstrucción de la vía. Si los tejidos blandos, como el paladar blando o la úvula son muy grandes se realizaría la uvulopalatofaringoplastia. Este procedimiento se lleva a cabo eliminando parte de estas estructuras que causan obstrucción.

 

Evolución histórica de la enfermedad
  • Un repaso por la evolución histórica del síndrome de apneas obstructivas del sueño demuestra que su descubrimiento es milenario.
  • En el 330 a. C., Claudius Aelianus en su Miscelánea histórica describe al primer paciente con un cuadro sintomático de apnea de esta manera: “Dionisius de Heraclia, glotón, obeso, con gran dificultad para respirar, era despertado con agujas para evitar que se ahogase”.
  • En 1877, W. H. Broadbent hace la primera descripción de la sintomatología de la apnea del sueño en la revista científica The Lacent.
  • En 1890, Silas Weir escribe el primer tratado sobre el desorden respiratorio producido durante el sueño.
  • En 1956, Sidney Burwell describe por primera vez en un artículo en el American Journal of Medicine el síndrome de Pickwick (pacientes con obesidad, somnolencia, hipoventilación alveolar y alteraciones de la respiración periódicas).
  • En 1965, Henri Gastaut incluye por primera vez los estudios poligráficos en pacientes con el síndrome de Pickwick.
  • En 1972, Christian Guilleminault acuña el término síndrome de apnea del sueño. También ese año se realiza el primer simposio sobre patología respiratoria relacionada con el sueño (Simposio de Rimini, Italia).

 

Fuente: Entrevista de Antonio Capriotti al Dr. Fernando Gómez García, para el Diario El Ciudadano

Compartí

  • -
  • -
Un comentario
  1. Pingback ¿Problemas para dormir? | Grupo Gamma

Deja un comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Nuestra unidades prestacionales Sanatorio Los Arroyos, Instituto Gamma y Terapia Radiante Cumbres, cuentan con la certificación en calidad Norma IRAM | ISO 9001.2008.
Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).