Blog de Salud

Las 10 preguntas para hacerle a un anestesiólogo – Parte 2
Jueves 24 de Enero de 2013

Las 10 preguntas para hacerle a un anestesiólogo – Parte 2

En la nota anterior vimos las principales preguntas para el preoperatorio, veremos ahora cuales son las principales inquietudes mientras dura la operación o el post operatorio.

Relacionadas con el Intraoperatorio

1. ¿Qué es un quirófano y qué pasará cuando entre en él?

Un quirófano es una sala llena de “aparatos”, con una camilla en el medio y una gran luz sobre la misma. Puede sorprenderle la forma en que se hallan vestidos todos los que forman parte de esa área, con gorros, barbijos, guantes, etc. Esto es debido a que se trata de una zona muy limpia y la ropa usada en ella es especial.

Cuando Ud. ingrese al quirófano deberá acostarse sobre la camilla que se encuentra allí. Luego se le colocarán ciertos monitores: el de presión arterial, los electrodos y cables del electrocardiograma y un dedal que monitoreará la saturación de oxígeno en su sangre. Estos procedimientos son indoloros. A continuación se le colocará un suero (el dolor de este procedimiento es mínimo), a través del cual se inyectarán los medicamentos a usar. Con todo esto ya realizado, usted está listo para recibir anestesia.

2. ¿Cuántos tipos de anestesia hay?

Básicamente, son cuatro los tipos de anestesia usados más frecuentemente para resolver una cirugía o procedimiento molesto o doloroso: la sedación, la anestesia general, la anestesia regional y la anestesia local.

La sedación consiste en un estado de adormecimiento y relajación que permite que ciertos procedimientos puedan realizarse sin dolor o molestias. Esto se consigue mediante la inyección de ciertas drogas a través del suero colocado a su ingreso al quirófano. La sedación puede utilizarse como único método de asistencia anestésica (ej. Endoscopía digestiva) o como complemento de una anestesia general.

En la anestesia general, el paciente permanece profundamente dormido, inconsciente y no recibe ningún tipo de sensación. No siente nada durante la cirugía y no recordará nada sobre la misma después. Se trata de una situación controlada y reversible, en la cual se emplea un número variable de fármacos. Algunos de éstos se inyectan por vía intravenosa o intramuscular y otros se inhalan en forma de gases o vapores. El anestesiólogo calcula permanentemente las dosis para ajustar el nivel de anestesia a las necesidades de la intervención y a las características de cada paciente. Además, emplea una serie de técnicas para mantener la respiración y la circulación dentro de los limites normales, asistido por un sofisticado equipo electrónico de monitoreo. Una vez finalizada la intervención, el anestesiólogo revierte el efecto de la medicación anestésica o simplemente suspende su administración. El paciente recobra la conciencia y el control de sus funciones vitales en un plazo más o menos largo, que varía según el paciente y la intervención.

La anestesia regional consiste en bloquear (impedir la transmisión de información nerviosa) uno o más nervios de una zona o región del cuerpo.

El resultado de esto es que el paciente no sentirá dolor en la zona que estén operando. Para ello, el anestesiólogo inyecta una determinada solución de anestésico cerca de los nervios que reciben la sensibilidad de dicha zona. El paciente permanece despierto o con una sedación ligera, pero no tiene dolor. Hay diversas técnicas, siendo las más comunes la epidural (también llamada peridural) y la intradural (también llamada raquídea), en las cuales el anestésico inyecta drogas anestésicas en el organismo mediante una punción en la espalda; esto anula la sensibilidad (y a veces la motricidad) de la parte baja del cuerpo. Otro ejemplo de anestesia regional son los bloqueos de miembros (de un brazo o de una pierna).  La anestesia regional puede usarse sola o en combinación con una sedación o una anestesia general, dependiendo del caso.

La anestesia local consiste en colocar anestésicos en alguna parte del cuerpo para que ésta se vuelva insensible por un tiempo. En general se requiere más de una inyección en la zona a anestesiar. Se emplea para intervenciones menores que involucren pequeñas partes del cuerpo (extirpación de un pequeño lunar, sutura de una herida cortante, etc.). A veces la aplica el propio cirujano.

3. ¿Cuáles son los riesgos de la anestesia?

Todas las intervenciones quirúrgicas y todas las anestesias conllevan algún tipo de riesgo, el cual es muy variable dependiendo, sobre todo, del tipo de intervención y del estado físico previo del paciente. De todas formas, las complicaciones serias e incluso la muerte son excepcionales.

Pregunte a su anestesiólogo sobre las complicaciones particulares que pueden asociarse con su intervención.

4. ¿Para qué sirve la medicación anestésica previa y cuándo se administra?

La medicación anestésica previa es una forma de disminuir la ansiedad, y no todos los pacientes la necesitan. De ser administrada puede comenzar el día previo o el mismo día de la cirugía, cuando el paciente ingresa al quirófano.

5. ¿Cómo voy a dormirme?

Una vez que le hayan sido colocados todos los monitores, el anestesiólogo se ubicará en la cabecera de la mesa de operaciones; desde allí podrá vigilar todos los monitores y atenderlo. La mayoría de las veces le acercará una máscara a su boca y nariz y le pedirá que respire tranquilamente. Ud. estará respirando oxígeno.

Es probable que, antes de que empiece la anestesia, experimente sueño, sedación, algún mareo o calor. Esto es producto de la medicación anestésica previa que le va a ir administrando su anestesiólogo con el objeto de hacerlo sentir mejor, más tranquilo. Es importante que cualquier molestia que tenga la comunique. Posteriormente su anestesiólogo lo “dormirá”. Esta etapa se llama inducción anestésica, el paciente pasa de estar despierto a estar dormido, es un proceso rápido y no es doloroso.

Las dos formas más usadas para inducir una anestesia general son: por vía endovenosa (inyectando una droga en el suero que previamente se le colocó) o inhalando gases anestésicos que son administrados a través de la máscara que ya nombramos. La elección de la técnica depende de muchos factores. En todo caso su anestesiólogo le explicará cuál es la mejor en su caso.

6. ¿Qué sucede durante la anestesia después de que pierdo la conciencia?

Una vez que usted ha quedado inconsciente, el anestesiólogo comienza realmente con la parte más delicada de su trabajo, que consistirá en controlar sus constantes vitales y tratar cualquier alteración que se produzca en su estado físico durante la intervención. Basándose en sus propios conocimientos y experiencia, se servirá de sofisticados sistemas de monitoreo electrónico y le administrará una serie de medicaciones, algunas necesarias para mantener su estado de inconsciencia durante el tiempo que dure la cirugía, y otras para regular el funcionamiento de sus órganos vitales principalmente el ritmo cardíaco, la tensión arterial, la respiración y las funciones renal y cerebral. De esta forma, el anestesiólogo tratará cualquier problema médico que se presente durante la intervención. Una vez concluida la misma, se retira la medicación anestésica y se revierten sus efectos. Durante la fase de recuperación o despertar, el anestesiólogo iniciará el tratamiento necesario para atenuar el dolor y las molestias del postoperatorio.

7. ¿Cuándo y cómo despertaré?

El tiempo que se tarda en recuperar la conciencia tras la anestesia depende, principalmente, de la duración de la misma y del tipo de agentes anestésicos que se hayan empleado. Ambos factores son, a la vez, variables según el tipo de intervención que se haya practicado. Si a ello añadimos que existen diferencias individuales entre las personas en cuanto a su sensibilidad a la medicación anestésica, es fácil comprender que el tiempo de despertar puede variar entre unos minutos y varias horas.

8. ¿Dónde voy a despertar?

El despertar puede ocurrir en diversos sitios. Lo más común es que ocurra en el mismo quirófano -con su anestesiólogo- o en una sala de vigilancia especial -Sala de Recuperación-, atendido por un equipo de enfermería especializado bajo la supervisión de otro anestesiólogo. Pero existen otras áreas como terapia intensiva, unidad coronaria, etc. Lo importante es saber que no importa el sitio donde usted despierte, sino que éste estará debidamente vigilado y equipado para que el despertar de la anestesia sea seguro y adecuado.

9. ¿Cumple alguna función el anestesiólogo en el post operatorio?

El postoperatorio comienza en el quirófano, de modo que la primera función post operatoria del anestesiólogo es la de asegurarse que el pasaje del Intraoperatorio al post operatorio sea seguro, adecuado y confortable. Toda esta transición y aún el cuidado del paciente en algunas de las áreas mencionadas anteriormente, estará a cargo del anestesiólogo.

Si usted se va a operar, lea y analice detenidamente lo explicado para que, en la consulta preanestésica que desarrollará con un anestesiólogo, pueda profundizar los aspectos de la anestesia que lo inquieten y aclarar cualquier duda al respecto. No dude en preguntar; es importante que  ingrese al quirófano lo más confiado y tranquilo posible.

Nota relacionada:

 

 Imagen: homeopatiaboiron.wordpress.com

Servicio de Anestesiología

Compartí

  • -
  • -
Un comentario
  1. Pingback Prótesis Total de Rodilla: Beneficios y Riesgos | Grupo Gamma

Deja un comentario

Tu dirección de correo eléctronico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con un *

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.

Descubrí nuestra Red Integrada de Salud

Suscribite a nuestro Newsletter

Y recibí las últimas novedades de salud. Sentí Grupo Gamma.

Seguinos en las redes sociales

Nuestras certificaciones de calidad

Laboratorio Gammalab participa en los Programas de control de calidad externa en la Fundación Bioquímica Argentina.
Laboratorio Gammalab, participa del Programa internacional Buenos Aires de Aseguramiento Externo de Calidad en análisis clínicos. CEMIC.
Laboratorio Gammalab participa del Control de calidad externo de la Sociedad Argentina de Genética Forense.
El Centro de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma cuenta con la acreditación plena de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).