Seguinos en:  

Ultrasonido Intravascular (IVUS) y Caracterización Tisular

06 de ago de 2012 | Salud general | 2 comentarios

Desde su introducción, la coronariografía (estudio de las arterias coronarias a traves de un cateter) ha sido la herramienta más eficaz para el diagnóstico definitivo de enfermedad coronaria. Es el “gold standard” contra el cual se han comparado históricamente todos los métodos no invasivos para el diagnóstico de esta enfermedad.

Este estudio consiste en teñir o pintar el lumen (la luz) de las arterias (lumenograma) con una sustancia de contraste. A partir de estas imágenes podemos detectar obstrucciones arteriales, precisar su localización y medir la severidad de las mismas. Este procedimiento se realiza a través de un cateterismo percutáneo de las arterias coronarias.

El Ultrasonido Intravascular (IVUS) es un complemento de la coronariografía. También por vía percutánea, se introduce un pequeño catéter que transporta un transductor de ultrasonido miniaturizado, el cual permite ver “in vivo” la pared de los vasos y las alteraciones que la aterosclerosis produce en los mismos. Por lo tanto, con este método podemos “ver” la enfermedad coronaria y no inferir su presencia según el grado de irregularidades que se producen en el “lumenograma” de una angiografía.

Con el Ultrasonido Intravescular podemos ver la enfermedad coronaria, en lugar de inferirla.

 

Los catéteres actuales para ultrasonido intracoronario son de muy bajo perfil, flexibles y atraumáticos. Tienen un diámetro menor de 1 mm, por lo que el procedimiento en sí no agrega complejidad y no incrementa su duración.

Los fundamentos físicos por los cuales estos transductores generan las imágenes son los mismos que los transductores utilizados en ecografía general. La frecuencia de los catéteres utilizados en el árbol coronario están entre 20 y 40 MHz.

Los tipos de ateromas por su característica ultrasónica son muy variados, pero hay un consenso para los criterios que definen los tipos de placas ateromatosas más características. Se distinguen cinco tipos, según sus características ultrasónicas, estas son:

  1. La placa blanda o lipídica
  2. La placa dura o fibrosa
  3. La placa cálcica
  4. La placa mixta
  5. El engrosamiento subintimal

El ultrasonido intravascular, como la anatomía patológica, permite detectar estadios precoces de la enfermedad coronaria, los que son totalmente “silentes” en la angiografía. Así es como esta modalidad diagnóstica no reemplaza a la coronariografía, por el contrario, ambos métodos son complementarios y suman información para el diagnóstico y la toma de decisiones.

Con el advenimiento de las nuevas tecnologías, el IVUS ha incorporado la posibilidad de caracterizar histológicamente la placa ateromatosa (histología virtual o caracterización tisular), permitiendo detectar placas “más peligrosas o vulnerables” las cuales podrían beneficiarse con un tratamiento médico/intervencionista más agresivo.

Las mediciones son muy sencillas y fáciles de realizar con baja variabilidad intra e inter observador.

La utilidad del IVUS está ampliamente validada por numerosos estudios clínicos, que lo han impuesto como método de referencia en distintas situaciones:

  • valoración de lesiones dudosas o de obstrucciones de grado moderado
  • “guiar” procedimientos complejos ( angioplastia de tronco coronario izquierdo, reestenosis intra stent, oclusiones totales crónicas, bifurcaciones y disecciones coronarias )
  • optimización del implante de stents farmacoactivos o “liberadores de drogas”
  • Valoración de ateroesclerosis coronaria en pacientes con trasplante cardíaco.

Este método nos permite: confirmar la severidad de la lesión, medir con mayor exactitud el tamaño del vaso y analizar los segmentos de referencia, seleccionar correctamente el stent a utilizar ya sea en longitud como en diámetros, analizar la composición y morfología de la placa a tratar y finalmente optimizar el correcto implante del stent.

Todo esto se traduce finalmente en un importante beneficio en la evolución clínica de los pacientes, habiéndose demostrado disminuir la incidencia de reestenosis, trombosis intrastent, infarto agudo de miocardio y muerte.

En nuestro servicio contamos con amplia experiencia en la utilización de esta tecnología, empleando el dispositivo más moderno del mercado (i-Lab de Boston Scientific, con sonda de 40 MHz). El programa de Caracterización Tisular de placa (sistema i-Map), es el primero instalado en Sudamérica. Esta combinación nos brinda la mejor calidad de imagen disponible en la actualidad.

 

Disponemos de la mejor calidad de imagen

 

2 comentarios

  1. Rosemary dijo:

    Hola Dr : De que clase es el transductor endovascular?

    • Grupo Gamma dijo:

      Estimada Rosemary, existen actualmente dos tipos de transductores: 1 Mecanico ( trasductor rotacional) y Electronico, el que cuenta el sistema de Boston Scientific que es el que posee nuestro servicio es del tipo rotacional. A su vez en el extremo del cateter de ultasonido, se encuentra un cristal piezoeléctrico (generalmente una cerámica) que tiene la capacidad de producir ondas de sonido cuando es eléctricamente excitado. Después de la reflexión en el tejido, estas mismas ondas sonoras van a volver al cristal (transductor) para crear un impulso eléctrico que se convierte luego en la imagen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.