Seguinos en:  

El tabaquismo y el cáncer de pulmón

03 de feb de 2012 | Oncología, Salud general | 2 comentarios

El cáncer es una de las primeras causas de muerte a nivel mundial; se le atribuyen 7,6 millones de defunciones/año, y el cáncer de pulmón “contribuye” con 1,4 millones de esas defunciones, siendo el más frecuente.

Actualmente es la principal causa de muerte por cáncer, tanto en hombres como en mujeres, habiendo superado incluso la mortalidad por cáncer de mama, y cabe destacar que la mortalidad por cáncer de pulmón es tan alta que supera a la ocasionada por los 3 cánceres más frecuentes que le siguen: colon, mama y próstata.

En Argentina, el cáncer de pulmón ocupa el primer lugar en mortalidad por cáncer en varones, representando un 35% de todas las muertes por cáncer; y Santa Fe es  la localización de mayor impacto en las defunciones por cáncer con un 23% del total.

La importancia de un diagnóstico temprano

Con un diagnóstico en estadios iniciales, la sobrevida del paciente a 5 años puede llegar al 73%, pero cae al 9% en estadios finales. El hecho de que el 70% de los pacientes presentan enfermedad diseminada en el momento del diagnóstico y que aún no se cuenta con tratamientos médicos de probada eficacia curativa en estos estadios, hace que en esta patología el panorama continúe siendo desalentador, con una sobrevida global a 5 años tan sólo del 15%.

Factores de riesgo

Si bien la exposición a radiaciones ionizantes, la exposición laboral al alquitrán, hollín, arsénico, cromo, níquel y al asbesto, incrementa el riesgo de Cáncer de Pulmón, el humo del tabaco es el factor de riesgo más importante para su desarrollo, tanto que los fumadores tienen un riesgo entre 15 y 25 veces mayor que los no fumadores de padecerlo.

Existen factores predisponentes del consumo de tabaco como la intención de fumar en el futuro, tener padres fumadores, tener amigos fumadores, el grado de cohesión de la familia, el clima escolar, el nivel académico y la percepción correcta o incorrecta acerca de la prevalencia de tabaquismo entre los amigos. El tabaco constituye uno de los principales problemas de salud pública, es además un hábito que a menudo se adquiere en la infancia o adolescencia y se considera también un factor de riesgo para el consumo de marihuana y otras drogas. En nuestro país el 40,4% de los adultos consume cigarrillos. Solamente el 9% de la población está protegida por algún tipo de norma o legislación.

Para sustituir a las personas que dejan de fumar y a las que mueren prematuramente por causa del consumo de tabaco, la industria tabacalera necesita “nuevos clientes”: niños/adolescente y mujeres. Ante ello las políticas de prevención o de lucha contra el tabaco, deben dirigirse a:

  • Prevenir la incorporación de nuevos fumadores
  • Retrasar el inicio de la edad de consumo de tabaco
  • Facilitar el abandono de la dependencia
  • Evitar la exposición pasiva al humo de tabaco
  • Potenciar los espacios sin humo
  • Promover la norma social de no fumar
  • Potenciar la participación comunitaria
  • Mejorar la coordinación de actividades
  • Establecer limitaciones para la venta, suministro y consumo de productos del tabaco
  • Regular la publicidad, promoción y patrocinio de productos del tabaco
  • Promover mecanismos para la prevención y el control del tabaquismo
  • Crear el Observatorio para la Prevención del Tabaquismo
  • Establecer un régimen preciso de sanciones para cada infracción.

En el momento actual existen recomendaciones establecidas para el screening (pesquisa diagnóstica) del cáncer de mama, colon, próstata y cuello uterino. En cambio, todavía no existen normas ni recomendaciones concretas para el screening del cáncer de pulmón, el más mortal de todos los cánceres del ser humano, pero debemos recordar: el tabaquismo es la principal causa evitable de cáncer en el mundo.

 

“Empieza donde puedas, con lo que puedas; empieza dónde estás, pero empieza; nunca esperes una situación perfecta para empezar”

(Ernest F. Schumacher).

 

Notas relacionadas:

2 comentarios

  1. Pingback: El tabaco y sus efectos | Grupo Gamma

  2. Pingback: Hipertensión arterial y alimentación. Rosario | Grupo Gamma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog. De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista.